Edificios en construcción en Madrid.

Edificios en construcciónEP

Las condiciones de la oposición para negociar edificios con más de seis plantas

PSOE y Vox aceptan con matices la propuesta de Construcor y Hacemos no la ve necesaria

La propuesta realizada el pasado lunes por la presidenta de Construcor, María Dolores Jiménez, de buscar un incremento de la edificabilidad con construcciones de más de seis plantas ha calado de plano en la actualidad local. Ayer se pronunciaba el alcalde, José María Bellido, dispuesto a asumir la propuesta dentro de un proceso dialogado y hoy son los tres grupos de la oposición quienes se muestran abiertos a asumir este cambio urbanístico, aunque, eso sí, con una serie de condiciones.

Los portavoces de PSOE, Antonio Hurtado, y Vox, Paula Badanelli, aceptan iniciar el proceso necesario para culminar en esta modificación urbanística, aunque teniendo en cuenta unas determinadas premisas. Juan Hidalgo, de Hacemos Córdoba, por su parte, considera con plena vigencia el PGOU de 2002 y no ve necesaria la incorporación de estos cambios que, en su opinión, elevarían el precio del suelo.

PSOE: revisar el modelo urbanístico

Hurtado, en primer lugar reclama «un pacto de ciudad» para abordar esta cuestión y deja claro que la mayor edificabilidad hay que limitarla a los planes parciales que se encuentran en desarrollo y que no se incluya a base de innovaciones en el resto de la ciudad consolidada. En esto sí esta el PSOE de acuerdo.

Además, los socialistas ponen tres condiciones: la primera es que si aumenta la edificabilidad tiene que incrementarse la superficie de zonas verdes. La segunda, que se tienen que aumentar los viarios porque habrá un mayor tráfico. Y en tercer lugar, que «si aumentamos la edificabilidad tiene que tener un compromiso de repercusión también en el precio a los adquirentes de esas viviendas», apunta.

Esto no quita para que Hurtado tema «que lo que quieren es meter más suelo en el plan general a través de una modificación del mismo, que es lo que se está preparando, teniendo cantidad de suelo todavía pendiente de puesta en carga», algo en lo que no son partidarios.

Por esto, la intención de los socialistas es que habría que «revisar el modelo de urbanismo, pero no solamente incrementar dos plantas, sino decidir dónde queremos ir y cómo, y con qué compañeros de viaje, y escuchar a los que de verdad saben de esto, que son los constructores y los promotores».

Vox: sí con condiciones

Paula Badanelli, de entrada, rechaza que se negocie el incremento de edificabilidad sin tener en cuenta otros elementos. En primer lugar, que no afecte al casco histórico, que además tiene un plan de protección, y después, que «en las zonas nuevas habría que revisar el modelo, pero más en profundidad, no solamente el tema de la altura».

La portavoz de Vox recuerda los cambios de todo tipo habidos desde que en 2002 se aprobó el PGOU vigente y que también han cambiado «las exigencias de cara a los promotores y a los constructores, en cuanto a la urbanización, en cuanto a zonas verdes, en cuanto a calidades, en cuanto a eficiencia».

Badanelli defiende el equilibrio en la colaboración público-privada y señala que un modelo de ciudad, como el actual en Córdoba, que busca la expansión, hace que se incrementen considerablemente los costes de mantenimiento y de prestación de servicios para el Ayuntamiento, fundamentalmente.

Desde esta formación no se quiere que sea un debate aislado, sino que se enmarque en una revisión del modelo de urbanismo en Córdoba y que, «probablemente, si se incrementa el número de metros, podamos repercutirlo en unos precios más asequibles y más accesibles, sobre todo a perfiles como por ejemplo gente joven que se quiere independizar, chicos que quieran casarse, iniciar una vida».

Hacemos, en contra

La visión que desde Hacemos Córdoba se tiene de este debate abierto esta semana es totalmente distinta. Según su portavoz, Juan Hidalgo, el PGOU vigente es «una normativa que está muy bien valorada técnica y ciudadanamente, que ha hecho un buen trabajo durante todos estos años».

Luego, este concejal no ve justificada la medida ante una ausencia de demanda, porque «la evolución demográfica de nuestra ciudad está lejos de tener una evolución, una explosión demográfica, sino que estamos más bien en estancamiento, en una pérdida demográfica».

Hidalgo apela también al artículo 47 de la Constitución Española, porque «más edificios o más altura de edificios no significa asegurar ese derecho a la vivienda, que es lo que debe ser central y lo que nos tiene que preocupar a todos en este equipo de gobierno y en este Ayuntamiento de Córdoba».

El portavoz de Hacemos discrepa de sus homólogos del PSOE y Vox, quienes creen que se puede exigir una bajada del precio de los pisos. En su opinión, «al subir la edificabilidad de los edificios lo que se hace es encarecer el suelo y eso también repercute en el precio de la vivienda después, y lo que podemos tener es un efecto contrario».

También considera que este debate abierto sobre la edificabilidad es una cortina de humo sobre otras cuestiones y por eso pide centrarlo en «otras cosas mucho más importantes como, por ejemplo, qué vamos a hacer con los suelos públicos, qué tipo de equipamiento público tenemos que hacer, cuál va a ser la política de vivienda pública de este Ayuntamiento, o cuál va a ser la política, por ejemplo, de turistificación».

Comentarios
tracking