Mati y Casas pelean por un balón

Mati y Casas pelean por un balónRRSS CCF

El sueño de una ciudad se decide en El Arcángel

El Córdoba tiene en su mano regresar a Segunda División: lo hará si no pierde frente al Barça Atlètic.

Nunca una semana fue tan larga ni un partido tan deseado. Al menos en los últimos cinco años, que son los que lleva el Córdoba sin aparecer por la escena de los duelos 'grandes'. Desde que bajara desde la categoría de plata lo único que se ha llevado el cordobesismo han sido chascos. O temporadas insulsas en las que nada hubo en juego en el tramo final o un descenso de categoría hasta la Segunda Federación. También hubo un ascenso, sí. Pero obligadísimo y prácticamente celebrado en familia. Lo de mañana (21:00 horas, Canal Sur, TV3 y FEF TV) no tiene absolutamente nada que ver.

Un ascenso que “nos puede cambiar la vida”

Y no. No es una frase hecha y sí toda una declaración de intenciones. De esa manera se pronunció ayer Iván Ania en sala de prensa. En un mensaje con una gran carga emocional. «A nosotros nos cambia la vida deportiva este partido. Estamos ante una oportunidad que no podemos dejar escapar. Ojalá dentro de unos años se recuerden estos dos últimos ascensos que se han estado recordando estos días más el de 2024», dijo. Y todo ello pasa por una premisa vital: no perder. Porque, como dice el técnico asturiano, el Córdoba lo tiene en su mano. Todo lo que no sea caer en El Arcángel le dará el ascenso a Segunda División. Ganando lo tiene hecho en 90 minutos, mientras que, si empata, se tendría que ir hasta la prórroga. Si mantuviera el la igualada en ese tiempo, también daría el salto. «No vamos a salir a empatar», avisó.

Tenerlo tan a favor números en mano siempre hace que se desaten los nervios. Es normal. Humano, diríamos. Tenerlo tan cerca hace que, casi en defensa propia, te protejas. Pero el cordobesismo temeroso ha levantado la cabeza al escuchar la seguridad de su entrenador. «Estaos tranquilos porque se va a conseguir», transmitió. Lo dijo desde la más absoluta serenidad y convencimiento. ¿Por qué? Por lo que ha ido viendo Ania durante el año de los suyos. «Siempre que hemos tenido partidos importantes hemos competido, hemos tenido personalidad y el domingo va a ser lo mismo», vaticinó. Eso sí, también lanzó un consejo: restar 'importancia' al choque durante la semana. «En mi época de jugador si vivía mucho los encuentros durante esos días llegaba desgastado», dijo.

Dudas en el Barça Atlètic y la de siempre en el CCF: Casas o Toril

El hermetismo también ha guiado la semana del Barcelona Atlètic. Poco o nada se sabe de las intenciones que pudiera tener Rafa Márquez de cara al duelo de mañana. Varios jugadores importantes terminaron tocados (Héctor Fort, Bernal o Marc Guiu abandonaron el terreno de juego fundidos) y el técnico mejicano del filial azulgrana tampoco agitó demasiado el árbol (solo realizó tres de las cinco sustituciones posibles). Es decir, parece que todo está muy claro y el once no va a diferir mucho del que presentó hace unos días en el estadio Johan Cruyff.

En ese aspecto tampoco parece que Iván Ania vaya a mover muchas piezas. La principal incógnita se sitúa en el frente de ataque, donde Antonio Casas y Alberto Toril parece que se van a pelear la posición como '9' titular del equipo. Ante la Ponferradina el técnico asturiano apostó por el cordobés en ambos partidos, mientras que en Barcelona optó por darle la alternativa al balear por su manejo del juego aéreo, aspecto donde sufre el Barça Atlètic. «Salió lo que planteamos», comentó Ania ante los medios, si bien quiso dejar claro «eso no quiere decir que el domingo vayan a jugar los mismos». Por lo tanto, es la principal incógnita de un once más que definido: Carlos Marín bajo palos; Albarrán, Lapeña, Mati y Calderón en defensa; Diarrá e Isma Ruiz en el doble pivote; Carracedo y Adilson en bandas y Kuki en el enganche. Casas o Toril completarán el equipo.

Ciudad entregada a la causa

Así, ya solo queda que el balón eche a rodar y que los nervios se disipen en una afición y en una ciudad totalmente entregadas a la causa. Como hacía tiempo que no se recordaba. Es una constante ver banderas blanquiverdes por cada balcón y lo ha sido la respuesta ante el play off. Después de una temporada en la que se han echado en falta mejores entradas en El Arcángel, llegó el momento de la verdad y se hubieran llenado dos estadios ante la cantidad de demanda. La Ponferradina lo sufrió, el Barcelona lo temió en la ida y el Córdoba lo quiere aprovechar en la última bala del curso. Una temporada en un partido. Eso es lo de mañana.

Comentarios
tracking