La OMS aconseja yoga y meditación para mejorar la salud mental en el trabajo

La OMS aconseja yoga y meditación para mejorar la salud mental en el trabajoGTRES

Para vencer la depresión: ejercicios de fuerza para las mujeres y yoga para los hombres

Caminar, correr, hacer yoga y un entrenamiento de fuerza alivian la depresión

La Organización Mundial de la Salud estima que más de 300 millones de personas en todo el mundo padecen depresión. A menudo se recomienda el ejercicio junto con la psicoterapia y los medicamentos, pero las guías de tratamiento y las revisiones de evidencia previa no están de acuerdo sobre cómo prescribir el ejercicio para tratar mejor la depresión.

Para abordar este tema, los investigadores rastrearon bases de datos en busca de ensayos aleatorios que compararan el ejercicio como tratamiento para la depresión con antidepresivos ISRS o terapia cognitivo-conductual, entre otros.

Tras analizar todas las variables, la evidencia publicada en The BMJ, sugiere que caminar o correr, el yoga y el entrenamiento de fuerza son los ejercicios más eficaces para aliviar la depresión, ya sea solos o junto con tratamientos establecidos como la psicoterapia y los fármacos. Sin embargo, según los resultados del estudio cuanto más intensa sea la actividad, mayores serán los beneficios.

Aunque caminar o correr fueron efectivos tanto para hombres como para mujeres, el entrenamiento de fuerza fue más eficaz para las mujeres y el yoga o el qigong fueron más efectivos para los hombres. El yoga también fue más útil entre los adultos mayores, mientras que el entrenamiento de fuerza fue más eficaz entre los más jóvenes.

Cuanto más intensa sea la actividad, mayores serán los beneficios

Y aunque la actividad física ligera, como caminar y el yoga, todavía proporcionaba efectos clínicamente significativos, los beneficios fueron mayores con el ejercicio vigoroso, como correr y el entrenamiento a intervalos.

El ejercicio pareció igualmente efectivo para personas con y sin otras condiciones de salud y con diferentes niveles iniciales de depresión. Los efectos también fueron similares para el ejercicio individual y grupal.

Los autores reconocen que la calidad de la evidencia es baja y que muy pocos ensayos monitorearon a los participantes durante un año o más. Muchos pacientes también pueden tener barreras físicas, psicológicas o sociales para participar, señalan. Sin embargo, sugieren una combinación de interacción social, atención plena e inmersión en espacios verdes que puede ayudar a explicar los efectos positivos.

«Nuestros hallazgos respaldan la inclusión del ejercicio como parte de las pautas de práctica clínica para la depresión, particularmente el ejercicio de intensidad vigorosa», dicen y añaden: «Es posible que los sistemas de salud quieran proporcionar estos tratamientos como alternativas o adyuvantes a otras intervenciones establecidas, al mismo tiempo que atenúan los riesgos para la salud física asociados con la depresión».

«Los médicos de atención primaria ahora pueden recomendar ejercicio, psicoterapia o antidepresivos como alternativas independientes para adultos con depresión leve o moderada», explica Juan Ángel Bellón, de la Universidad de Málaga en un editorial vinculado.

Señala que hacer ejercicio con regularidad puede ser un desafío para las personas con depresión y dice que se necesitan estudios que utilicen datos del mundo real para evaluar los programas de actividad física para personas con depresión.

Comentarios
tracking