06 de febrero de 2023

Sol Villanueva, expresentadora de Informativos Telecinco, en su visita a la redacción de El Debate

Sol Villanueva, expresentadora de Informativos Telecinco, en su visita a la redacción de El DebateAlfonso Úcar

Sol Villanueva: «Siempre he tenido fe en que me iba a recuperar»

La expresentadora de Informativos Telecinco relata en su libro Toledo 1520/2020 su lucha, admirable, contra el síndrome de Guillain-Barré

Enero de 2020. Sol Villanueva, presentadora de Informativos Telecinco entre 1997 y 2006, lleva una vida tranquila junto a su familia en Riad, la capital de Arabia Saudí. Alejada de los platós, en el tiempo y en el espacio, mata «el gusanillo ese de escribir, que siempre me ha gustado» con sus blogs. Sol y su familia se desplazan a otra ciudad para visitar unos amigos que acaban de tener un bebé. Apenas han transcurrido unos días de 2020, el nefasto 2020, y ya no habrá muchas más alegrías en el año.
En ese viaje, Sol empieza a encontrarse mal. Nota mucho cansancio. Y una congestión en el lado izquierdo de su cara. Piensa que es un resfriado. O simplemente el viaje en avión. Ya de vuelta a Riad, acude a urgencias. Le dicen que todo está bien. Pero no lo está. Al cansancio se une un estado de confusión. Al día siguiente, una ambulancia traslada a Sol al hospital.
«Recuerdo muy poco de las primeras horas en el hospital. Sí recuerdo que me hicieron la prueba para descartar que tuviese un ictus y recuerdo que el neurólogo me dijo ‘tienes una cosa que se llama síndrome de Guillain-Barré, te vas a poner peor’. Y yo pensaba ‘¿peor? Si no puedo hablar, no me puedo mover...’. Pues todavía me puse peor, porque llega un momento en que te tienen que entubar porque no puedes respirar. Fue todo muy confuso. No sabía muy bien qué estaba pasando».
Sol Villanueva, en un momento de su entrevista con El Debate

Sol Villanueva, en un momento de su entrevista con El DebateAlfonso Úcar

El síndrome de Guillan-Barré. Una enfermedad rara que afecta en todo el mundo a 2,07 personas por cada 100.000 habitantes.
Sol ingresa en el hospital de Riad el 11 de enero de 2020. Permanece en la UVI casi un mes y medio. «Estaba con la traqueotomía, no podía comer, no podía tragar, no hablaba, no podía mover absolutamente nada», nos explica Sol. A pesar de ese cuadro tan complicado, Sol está convencida de que se va a curar, pero siente que para lograrlo debe salir de la cama del hospital de Riad en la que permanece postrada. «Siempre he tenido fe en que me iba a recuperar. Recuerdo que hasta en los momentos más confusos, en los primeros días en la UVI, cuando estás muy medicalizada y tenía muchas alucinaciones, incluso en esos momentos, cuando tenía ráfagas de lucidez estaba convencida de que me iba a curar», asegura.
En mitad de esa nube negra, aparece un halo de luz. «En tres días nos vamos a España”. El rayo de esperanza procede de la voz de César, su marido. «Ahí dije 'ya está'», confiesa Sol Villanueva.
El síndrome de Guillain-Barré. La enfermedad rara que lleva al sistema inmunológico «a equivocarse», como relata Sol, «y atacar al sistema nervioso en lugar de al virus o la bacteria que tengas en ese momento». Como ella misma cuenta, hay muchos grados y tipos de afectación. El suyo era de los más graves.
Finales de febrero de 2020. A Sol le espera Toledo, presente ya para siempre en su memoria y en el libro que ha escrito, Toledo 1520-2020 (Juanjo Sánchez Ediciones), donde combina la ficción -el relato del personaje de Gadea en una época, la de Toledo en 1520, también llena de adversidades y con una epidemia de fondo-, con la realidad provocada por el síndrome de Guillain-Barré. A Sol, en ese momento, le esperan, también, otros 15 días en la UVI. Y, ya en plena pandemia, con las restricciones derivadas del confinamiento, otros 16 largos meses en el Hospital Nacional de Parapléjicos. Intensas sesiones de fisioterapia, ejercicios de respiración y momentos tan duros como mirarse al espejo y no reconocer a la persona que le devuelve el reflejo. «Una fisioterapeuta me puso un espejo delante cuando yo empezaba a caminar con un arnés en las piernas. No te puedes imaginar la angustia que sentí al verme. No me reconocía. Yo veía a una persona con un arnés y pensaba ‘esa no soy yo’. Fue una sensación horrible. Es muy duro oírme hablar así cuando he estado trabajando en televisión», afirma Sol Villanueva.
Sol Villanueva, en un momento de su entrevista con El Debate

Sol Villanueva, expresentadora de Informativos Telecinco, en El DebateAlfonso Úcar

Ante la adversidad, de nuevo, Sol se crece. Es verano de 2020 y allí, en el Hospital Nacional de Parapléjicos de Toledo, Sol Villanueva vive un momento muy emotivo. «Un celador vino a levantarme después de la siesta. Me sujetó de las axilas y se retiró un poco. Me dijo: ‘te estás sosteniendo por tu propio pie’. Le abracé y estuve 20 minutos abrazada a él, llorando. Esas cosas te dan una fuerza increíble», reconoce la expresentadora de Informativos Telecinco, que recibió el alta hospitalaria en julio de 2021.
El síndrome de Guillain-Barré. Una enfermedad prácticamente desconocida para la que, a día de hoy, escasean las armas para combatirla. «No hay mucho tratamiento más que inyecciones de inmunoglobulina para reanimar el sistema inmune. No hay nada más», explica Sol. Nada más, por ahora, en el plano médico, pero sí en el coraje, las ganas y el esfuerzo diario de quienes, como Sol, plantan cara a la enfermedad y se animan entre ellos. En aquellos primeros días en el hospital de Riad, Sol ya recibía mensajes de apoyo de personas con el mismo síndrome de Guillain-Barré que habían mejorado notablemente. Aunque no las conozca personalmente, Sol Villanueva aún mantiene contacto con ellas. Ahora, casi tres años después, es ella quien anima, con su ejemplo y con su libro, a los demás.
Comentarios
tracking