Fundado en 1910

19 de julio de 2024

Museo del Romanticismo

Museo del RomanticismoWikipedia

El Tesoro Público guarda obras expoliadas por el franquismo

Más de 200 cuadros de la familia Sicardo Jiménez-Córdova se encuentran repartidas en las dependencias del Tesoro Público, museos y conventos

La diáspora del patrimonio artístico en España ocurrió en su mayoría en 1939, tras finalizar la Guerra Civil. El organismo que se encargaba de su gestión, la Junta del Tesoro Artístico, se ocupó de la incautación de los bienes y su posterior repartición entre entidades públicas y particulares.

El sello de la «Colección Sicardo» se encuentra firmado en numerosas obras de arte que están esparcidas por diferentes lugares de España. Entre museos, conventos y los edificios del Tesoro Público. Piezas que fueron robadas al finalizar la contienda civil al militar republicano José Sicardo Jiménez-Córdova y que no han sido devueltas a la familia.

Una investigación identificó los cuadros en los pasillos del Tesoro Público. Estas obras pertenecían, en efecto, a el «jefe militar rojo», apodo con el que se referían hacia el oficial en la documentación, quién huyó a Francia dejando atrás su domicilio. Los cuadros, los muebles y la biblioteca de su casa fueron extraídos y repartidos por todo el país.

El origen de las obras provenía de una herencia de la abuela de Carlos Colón Sicardo, nieto de José Sicardo Jiménez-Córdova. Carlos, que es profesor de historia para universidades norteamericanas en Madrid, se está encargando de la recuperación de los cuadros de la familia. Los Sicardo llevan tiempo detrás de estas obras. Ocurre lo mismo con otras familias que han sufrido la pérdida de su patrimonio. Más de 6.000 obras de arte fueron robadas.

Obras incautadas

Algunas de las piezas de arte incautadas por el Servicio de Defensa del Patrimonio Artístico Nacional en 1939 acabaron, aparte de en el Tesoro Nacional, en el Museo del Romanticismo, en el Museo de Bellas Artes de Asturias y en el convento de Alcalá de Henares, entre otros.

Otro caso en el que se ha conseguido devolver las propiedades a los herederos, es el de la familia de Ramón de la Sota cuyos cuadros permanecían en el parador de Almagro.

Con esta reciente investigación se ha conseguido crear un primer registro de estas obras. Los afectados esperan que el Gobierno tome cartas en el asunto y que el Estado se encargue de devolver las obras a sus respectivos dueños.

Comentarios
tracking