Luis Suárez y la polémica mano de 2010 que no perdonan en Ghana

Luis Suárez y la polémica mano de 2010 que no perdonan en GhanaAFP

La mano del «diablo» Luis Suárez que nunca olvidará Ghana

Uruguay se enfrenta este viernes ante la selección africana con el recuerdo de una de las acciones más icónicas de los Mundiales por la que Ghana no perdona al exdelantero de Barcelona y Atlético

Cuartos de final del Mundial 2010. Último minuto de la prórroga del partido entre Ghana y Uruguay. El equipo africano, que hubiera sido el primero de su continente en jugar unas semifinales de Mundial, tiene una ocasión clara que es prácticamente gol. En la línea, cuando el balón ya entraba en la portería, Luis Suárez hace de portero y evita que Ghana marque con una parada.

La jugada, icónica ya en la historia de los Mundiales, no se olvida en Ghana. Suárez, que aún sigue en Uruguay, fue expulsado y protagonizó una acción también histórica en su país. En el último minuto hizo de portero y evitó el gol de la derrota de su selección. Era penalti, pero esa pena máxima, ya sin tiempo para más, lo falló Gyan. La eliminatoria de cuartos se fue a una tanda de penaltis que acabó ganando Uruguay.

Ghana, perjudicada por una acción tan poco deportiva como legal, pícara y efectiva, no olvida aquello. Se quedaron a las puertas de unas semifinales del Mundial. De ahí que el enfrentamiento de este viernes, en el que Ghana y Uruguay se ven las caras por la segunda plaza del grupo H, tenga muchos más componentes que el deportivo.

En la rueda de prensa previa al encuentro, varios periodistas ghaneses utilizaron el calificativo «diablo» para definir a Luis Suárez. Así le llamaron cuando le preguntaron a sus jugadores, pero también al seleccionador uruguayo. No es casualidad: en Ghana Suárez es eso, un «diablo». Lo patentó en 2010 Milovan Rajevac, seleccionador por aquél entonces de Ghana, y así se ha quedado. La animadversión por el exdelantero del Barcelona y Atlético es notoria en el país africano.

Sin perdón

Con toda la polémica, y con mucho en juego este viernes, Luis Suárez no pide perdón. Dice que no tiene que hacerlo «porque yo paré el balón con mis manos y cometí penal, pero fue el jugador de Ghana el que erró el penal».

Ahora, 12 años después, algunos jugadores de la selección africana reconocen que quieren vengarse del «diablo» Suárez. «Pensar que es revancha... algunos de ellos tenían ocho años o doce años en esa época, lo vieron en imágenes. No puedes vivir pensando en el pasado», explica el delantero uruguayo.

Comentarios
tracking