Fundado en 1910

19 de julio de 2024

Pedro Sánchez y Nadia Calviño se aplauden, pero la economía muestra signos de no ir bien.

Pedro Sánchez y Nadia Calviño se aplauden, pero la economía muestra signos de no ir bienEFE/ Chema Moya

Análisis económico

Las ventas de las grandes empresas caen en los dos primeros meses del año

Enero ha vuelto a mandar señales de que las cosas no van bien

En la web del Ministerio de Hacienda y Función Pública hay un apartado en su página principal que recomiendo a cualquiera que le guste la economía. El Ministerio ha preparado una sección que se llama Central de Información-Banco de Datos que te facilita mucha información. De otra manera, tienes que buscarla por diferentes webs del propio ministerio.

En estos días se acaban de actualizar los datos de las ventas de las grandes empresas, pero de momento solo en porcentajes con respecto al mes anterior, y son para que el Gobierno y los ministerios económicos empiecen a reflexionar sobre lo que está pasando en la economía española.

Los primeros síntomas de caída de ventas se produjeron en el mes de noviembre. La recaudación del IVA anunció los primeros síntomas de que algo estaba pasando, con una bajada en el mes de un 6,8 % a pesar de que en ese mes estaba el famoso black friday.

En el mes de diciembre, que es cuando se produce el mayor gasto familiar por la compra de regalos, de las comidas de Navidad, de las cenas de empresa, y de que el mes de diciembre es quizás el único mes del año, junto con las vacaciones, en el que los españoles, cerramos los ojos y decimos aquello de Dios proveerá; a pesar de lo descrito, la realidad volvió a ser tozuda y nos dijo que el IVA cayó un 26,3 % contra el mismo mes del 2021.

Enero ha vuelto a mandar señales de que las cosas no van bien, y a pesar de las rebajas, la recaudación del IVA ha vuelto a caer un 1,5 %.

Así, tenemos tres meses consecutivos en los que la recaudación de IVA ha sido negativa, a pesar de tener una inflación media del 7,5 % en la inflación subyacente y una inflación de más del 16 % en los precios de los alimentos.

Si a estos datos le unimos la información de la web del Ministerio de Hacienda de que las grandes empresas se han pegado un bofetón en las ventas de sus productos y que éstas están cayendo con respecto a los meses anteriores, algo tiene que estar fallando en la economía real, esa economía a la que nadie quiere hacer caso, ni hacer nada.

Veamos los datos de Hacienda:

Según los datos del Ministerio, el sector agrícola lleva dos meses encadenados de menos ventas. En enero caen un 1,1 % con respecto a diciembre y un 0,4 % con respecto a enero del año anterior.

La industria se da un trompazo en el mes de enero, donde sus ventas bajan con respecto a diciembre un 9,6 % y repiten en ventas en el mes de febrero.

La construcción, que parecía que tiraba y bien en el mes de enero con un crecimiento sobre el mes de diciembre del 9,7 %, en febrero se le gripa el motor y cae un 1,1 % con respecto a las ventas de enero.

Y los servicios, que en España son el 60 % aproximadamente de nuestro valor, en enero crecen con respecto de diciembre un 1,9 %, pero en febrero caen las ventas un 0,6 %.

En definitiva, en enero tenemos una bajada de ventas del 1,1 % en las grandes cuentas de este país y un 0,1 % en las ventas de febrero.

Lo malo del último mes es que no hay ninguno de los sectores económicos en crecimiento, y esto no es un buen síntoma.

Si esto es preocupante y lo es, porque no es habitual que las grandes empresas empiecen tan mal el año, lo que más inquieta es la sensación de que todo el Gobierno parece querer hacerse el harakiri, aprovechando cualquier cosa para meterse contra el empresariado español.

Si simplemente fuesen los incultos y analfabetos de los comunistas que hay el Gobierno, ya eso solo sería preocupante, pero la actitud del presidente del Gobierno y de todos los ministros que provienen de lugares como la Comisión Europea (Calviño) o de la AiREF como Escrivá que disparan a matar sin siquiera desenfundar, hace pensar que vienen malos tiempos para las empresas y por ende para la economía.

Hay que conseguir sacar los palos que Yoli y su grupito de chicas casquivanas meten en las ruedas de la economía de mercado, pero sobre todo hay que dejar de hostigar al empresario por la cúpula real de este Gobierno, que en lugar de parecer un Gobierno democrático, parece un Gobierno bolivariano al que le falta decir la palabra clave: Exprópiese.

Nuestra economía va mal. Somos los únicos de la UE que todavía no hemos conseguido colocar nuestro PIB por encima del de 2019. Nuestra renta per cápita se ha quedado paralizada en 2005, pero decrece en 4,6 % desde que llegó Pedro Sánchez a la Moncloa, y si se mira la renta per cápita por el método del poder de capacidad de compra, ha caído un 6,6 %. La deuda sigue creciendo sin control más de 32.000 millones en el primer trimestre. Del paro lo que sabemos es que es mucho más que el que no cuenta Yoli Díaz, y el juvenil y el femenino que somos los números 1 de la Unión Europea.

Y esto no se arregla dándole bofetadas sin parar al muñeco colgado.

Esto se arregla con sentido común y muchas horas de trabajo.

Comentarios
tracking