Fundado en 1910

24 de julio de 2024

Una mujer con un niño en brazos recibe ropa de invierno y zapatos

Una mujer con un niño en brazos recibe ropa de invierno y zapatosEuropa Press

España, el tercer país de la UE con más personas en riesgo de pobreza

Más de uno de cada cuatro ciudadanos afrontan esta situación en nuestro país. Solo Rumanía y Bulgaria tienen mayores problemas en este sentido

Más de una de cada cuatro personas en España se encontró en una situación de riesgo de pobreza o exclusión social a lo largo del año pasado, según una estadística que ha hecho pública hoy Eurostat. Nuestro país es el tercer país de toda la Unión Europea con mayores problemas en este sentido, solo por detrás de Bulgaria y Rumanía.

El drama social que vive España afecta al 26,5 % de los ciudadanos, según el informe presentado este jueves y aumenta con relación a las cifras de 2022, cuando marcaba un 26 %, medio punto por debajo. En aquel momento, España compartía la mala posición empatada con Grecia, pero los helenos han mantenido sus cifras en 2023 mientras los españoles han empeorado sus registros.

El peor país en este sentido es Rumanía, con una situación de riesgo de pobreza o exclusión social que afecta al 32 % de su población. Por detrás, Bulgaria marca un 30 %, mientras en el lado opuesto de la estadística se encuentran República Checa (12 %), Eslovenia (14 %), Finlandia y Polonia (16 %).

En el conjunto de toda la Unión Europea, un total de 94,6 millones de personas se encontraban en 2023 en riesgo de pobreza o exclusión social, lo que equivale al 21,4 % de la población, es decir, que de cada cinco ciudadanos, más de uno se encuentra en esa situación. La cifra decrece, eso sí, ya que en 2022 el registro llegaba hasta el 22 %, con 95,3 millones de personas afectadas.

El número de personas en riesgo de pobreza o exclusión social corresponde a la suma de personas que se enfrentan al menos a una de estas tres situaciones: riesgo de pobreza (según renta disponible), graves privaciones materiales y sociales (su capacidad de costear artículos o actividades) y hogares con muy baja intensidad laboral (donde los adultos trabajan en total menos del 20 % del tiempo potencial de trabajo).

La situación laboral es uno de los principales factores que marcan la diferencia. En 2023, el riesgo de pobreza o exclusión era del 11,3 % para los ocupados, del 18,7 % para los jubilados, casi dos tercios (66,3 %) para los desempleados y del 43,2 % para las personas inactivas.

Si lo que se mira es la edad, el mayor riesgo de pobreza o exclusión social en la UE se registró entre los adultos jóvenes, entre 18 y 24 años, (26,1 %) mientras que el más bajo se registró entre los adultos de entre 25 y 49 años (19,7 %). El problema era del 19,8 % para las personas de 65 y más años y del 20,9 % entre la población de 50 a 64 años. Según el informe, las personas menores de 18 años también registraron un riesgo «relativamente alto», del 24,8 %.

Comentarios
tracking