Fundado en 1910

13 de julio de 2024

El profesor de Biología suspendido de empleo, Jesús Luis Barrón

El profesor de Biología suspendido de empleo, Jesús Luis Barrón

Educación

Jesús, el profesor apartado por decir que solo hay dos sexos: «Esto pasa si vas contra la ideología de género»

  • Fue suspendido de empleo en 2021 tras una clase en la que repartió unas fotocopias interpretadas como «homófobas, sexistas y tránsfobas» por la Inspección de Trabajo que investigó el caso

  • Él niega ese extremo y defiende el ejercicio de su libertad de cátedra

Jesús Luis Barrón, bilbaíno de 52 años, se reincorporará el próximo 31 de mayo a su puesto de trabajo tras 24 meses de lucha. Ese día de 2021, la directora del instituto de secundaria en el que trabajaba le convocó para entregarle un sobre expedido por el servicio de inspección educativa de Madrid-Este por el que se le suspendía de empleo y sueldo. ¿La razón? Unas fotocopias repartidas a sus alumnos cinco días antes que fueron interpretadas como «tránsfobas, machistas y homófobas», un extremo que el acusado niega.

Profesor interino, Barrón acumula más de 30 años de docencia en todo tipo de ámbitos, desde universidades, ciclos formativos y módulos de opositores a institutos como el IES Complutense de Alcalá de Henares (Madrid), en el que había empezado ese curso. Ha impartido las asignaturas de Ciencias Naturales, Geología, Matemáticas, Física y Química... y Biología, de la que era encargado ese año para el alumnado de 1º de la ESO.

Cuando había repartido esas fotocopias –también en calidad de maestro de dicha materia– en otros centros, no había tenido nunca ningún problema. Pero en esta ocasión, la familia de uno de los niños presentó una queja al centro. Cinco días después, y tras una inspección de trabajo, la directora, Ylenia Megías, le hacía entrega de un informe plagado según Barrón de «falsedades y medias verdades» por el que se le aplicaba la tajante sanción sin darle siquiera la opción de hablar antes con los padres. «Quería escucharles, saber qué es lo que les había molestado exactamente y pedirles perdón en ese caso, pero no hubo posibilidad», cuenta, en declaraciones a El Debate.

Escucharles, porque a día de hoy, Barrón defiende que lo único que él hizo fue explicarles a los jóvenes una realidad científica: que en biología solo existen dos sexos, hombres, definidos por los cromosomas XY; y mujeres, por XX. «El trans es un proceso de transformación, de maquillaje. El género no binario responde a un proceso masculino y femenino de desarrollo, no a lo que dice la ideología de género, que es un proceso de construcción», dice.

Tanto el contenido de las fotocopias como los supuestos comentarios vertidos por Barrón al respecto parecieron herir precisamente a un alumno no binario, que, alentado –según el docente– por sus padres, presentó la queja que le costó el puesto. A partir de ese momento, y con la ayuda de Abogados Cristianos, Barrón inició una batalla contra lo que considera una decisión «injusta», fundamentada por una «persecución ideológica» y que, tras perder la vía administrativa (el pasado 13 de enero la Comunidad de Madrid ejecutó finalmente la sanción impuesta en 2021, por la que el profesor perderá seis meses de empleo y sueldo hasta junio), lo intentará ahora por lo contencioso-administrativo y lo penal (alegando prevaricación por parte de la directora y la inspectora). La vista será previsiblemente en junio; la sentencia, como pronto, en julio.

«Lo esencial para nosotros es lo contencioso más que lo penal, porque es donde esperamos que se haga justicia, donde se reconozca que todo esto no ha sido justo y se le devuelva el dinero y el sueldo», explica por teléfono José María Fernández, letrado de Abogados Cristianos que ha llevado la defensa del caso. «Las pruebas que han encontrado son absolutamente inconsistentes y no demuestran que haya obrado mal. Lo único que acreditan es que cuando un profesor de Biología ejerce su libertad de cátedra aparece la persecución de la administración, nada más», continúa.

Se me acusó de dar contenidos de 3º de ESO en 1º, pero esos tres cursos forman un único ciclo y la ley delega en el profesor la potestad de organizar la impartición curricular como decidaJesús Luis BarrónProfesor de Biología suspendido de empleo

Define la RAE la libertad de cátedra como el «derecho fundamental de los profesores y una de las manifestaciones de la libertad de enseñanza, así como concreción específica de la libertad de expresión, que supone la posibilidad que tienen los docentes de exponer la materia que deben impartir con arreglo a sus propias convicciones —siempre con cumplimiento de los programas establecidos— (...)» y ese es el eje central que esgrime Barrón para negar la mala práxis que se le imputa.

En uso de esa facultad, el profesor repartió aquel día cuatro fotocopias para explicar una Unidad Didáctica del «tema 9 de la Programación Curricular de 1º de ESO» que fue redactada y enviada a la jefa del departamento de Biología y Geología del instituto. Dicho material pertenecía a un libro de texto de una editorial española editado en 1998 y acorde, según el docente, tanto a la legislación como al currículo básico de ESO y Bachillerato. «Se me acusó además de dar contenidos de 3º de ESO en 1º, pero esos tres cursos forman un único ciclo y la ley delega en el profesor la potestad de organizar la impartición curricular de ese ciclo como decida», justifica. En cuanto a las fotocopias, señala: «Hablan de machismo, feminismo, razas y roles, pero lo hacen desde un punto de vista súperrespetuoso. Lo han leído muchas personas, entre ellos médicos y psiquiatras, y no han visto nada raro en ellas».

Mala relación con la directora

Lo cierto, dice Barrón, es que la relación con la directora fue mala desde el principio. Tras la impartición de charlas de distintas organizaciones que interpretó como «políticas e ideológicas», el bilbaíno elevó una queja a la orientadora. «Yo me opuse, dije que estas charlas –o talleres, como las llama la izquierda– se tenían que sacar de las aulas para que fuera quien quisiera, además de imponerse un control parental y dar aviso a los padres. Porque esto se hace a sus espaldas, no les dicen qué es de los que se va a hablar y a los profesores nos avisan con el tiempo justo, sin margen de reacción. A partir de esa queja, ya me tenían ganas», relata. Este periódico ha intentado sin éxito ponerse en contacto con el instituto para recabar su versión.

Barrón se reincorporará a su puesto el próximo 31 de mayo, pero tiene claro que seguirá dando clase de la misma manera que lo ha hecho hasta ahora. «Son verdades científicas, y las seguiré diciendo». Pero matiza: «Si algún alumno se siente ofendido por algo, lo omitiré para no molestar. Porque soy ante todo educador».

Colecta para cubrir las pérdidas

Tras aplicarse finalmente el pasado 13 de enero la sanción impuesta en 2021, Abogados Cristianos inició además una colecta para cubrir los 9.033 euros que Barrón dejará de percibir hasta junio. El resultado ha sido un éxito, y José María Fernández afirma que en apenas un mes «se ha conseguido dinero de sobra» para paliar las pérdidas.
Comentarios
tracking