06 de diciembre de 2022

José Antonio Griñán

José Antonio Griñán

CASO ERE

Las tretas de Griñán para evitar ingresar en prisión

El indulto es lo único que puede librar al expresidente de la Junta de entrar en la cárcel

El Tribunal Supremo confirmó este miércoles la condena a seis años de prisión para José Antonio Griñán por delitos de prevaricación y malversación en el caso ERE. Nada más conocer la sentencia del Alto Tribunal, el expresidente de la Junta de Andalucía comenzó a mover hilos con el objetivo de evitar entrar en la cárcel.
Según ha podido saber El Debate, el abogado de Griñán, José María Calero, presentará un incidente de nulidad contra el fallo en los próximos veinte días, dentro del plazo permitido para ello desde la publicación de la sentencia. El letrado considera que hay motivos planteados en el recurso de casación que no fueron resueltos por el Supremo.
Sin embargo, el incidente de nulidad no suspende la ejecución de la sentencia, ya que ésta es firme y, por ende, ejecutable. Es el primer paso para la absolución, no para evitar su ingreso en prisión. El Tribunal Supremo debe remitir ahora la resolución a la Audiencia Provincial de Sevilla, que es el tribunal sentenciador, es decir, el que decidirá si Griñán entra o no en la cárcel.
Por otro lado, el abogado del exdirigente autonómico contempla presentar un recurso de amparo ante el Tribunal Constitucional, para lo cual hay treinta días de margen desde que se emite la resolución. Sólo mediante el amparo del TC podría conseguir la absolución final del condenado. En cualquier caso, aún está leyendo los 1.205 folios de la sentencia y del voto particular de las magistradas Ana María Ferrer y Susana Polo.
La estrategia procesal no es otra que alargar el proceso en el tiempo, a la espera de que el Gobierno de Pedro Sánchez conceda el indulto a José Antonio Griñán. La medida de gracia es lo único que puede librar al expresidente de la Junta de entrar en la cárcel. Las solicitudes de indulto, que llegan por orden de registro al Consejo de Ministros, pueden tardar incluso más de un año en resolverse, a menos que Sánchez le dé prioridad a ésta, lo cual sería un escándalo.
Una renovación del Tribunal Constitucional hacia una mayoría progresista de los magistrados aceleraría el proceso. La esperanza de Griñán es ésa, que cuando el TC vea el recurso de amparo, su mayoría sea progresista. Sería entonces cuando se podría solicitar la suspensión de la pena privativa de libertad, que como regla general no se concede.
La familia de José Antonio Griñán presentó el pasado 1 de septiembre la solicitud de indulto para el expresidente de la Junta de Andalucía alegando razones humanitarias. Lo hizo antes incluso de conocer la sentencia del caso ERE, aunque el Tribunal Supremo adelantó el 26 de julio su fallo.
Entonces, el Alto Tribunal ratificó la resolución de la Audiencia de Sevilla, que impuso el 19 de noviembre de 2019 a Griñán una pena de seis años de prisión por prevaricación y malversación y a Manuel Chaves, su predecesor al frente del Gobierno andaluz, nueve años de inhabilitación especial por prevaricación, entre los 19 exdirigentes socialistas condenados por los ERE.
Comentarios
tracking