10 de diciembre de 2022

Disturbios durante el tercer aniversario del referéndum de independencia del 1 de octubre en Cataluña

Disturbios durante el tercer aniversario del referéndum de independencia del 1 de octubre en CataluñaEFE

Independentistas pretenden «liberar» Gerona para conmemorar el 1 de octubre

Desobediencia Civil ha editado una especie de manual con ideas para «liberar» y «controlar» el territorio

Entidades como Desobediencia Civil y los CDR pretenden «liberar» Gerona este sábado, coincidiendo con el quinto aniversario del referéndum ilegal del 1 de octubre. Un acto simbólico que ya han llevado a cabo en otros municipios más pequeños, pero que ahora pretende que tenga más relevancia, teniendo en cuenta que se trata de una capital de provincia. Grupos que han editado una especie de manual con ideas para poder ejercer «un control efectivo» del territorio y «una nueva estrategia de confrontación con el ocupante que sea capaz de generar el embate definitivo con el Estado».
Como decíamos, esta acción ya la han hecho en otros municipios, como en Bàscara o Amer, en la provincia de Gerona; y en Sant Esteve de Palautordera o Folgueroles, en la de Barcelona. De lo que se trata es de instalar una especie de 'controles' en las entradas a los pueblos, la tramitación de pasaportes de la República Catalana o incluso han hecho circular una «moneda» propia. También han colgado carteles en los ayuntamientos conforme que ese municipio está 'liberado'. Habrá que ver si consiguen lo mismo en el caso de Gerona y también colocan la pancarta en la fachada del consistorio.
Un manifestante exhibe una bandera de Cataluña con una urna estampada

Un manifestante exhibe una bandera de Cataluña con una urna estampadaEFE

Según un comunicado de Desobediencia Civil, estas «liberalizaciones» suponen una especie de «entrenamiento que nos llevará al punto de confrontación con el Estado español, a la vez que nos tiene que permitir presionar a la clase política catalana». Y, de hecho, la entidad ha colgado en redes sociales una especie de guía para poder llevar a cabo de forma eficiente ese «control efectivo del territorio». ¿Y qué es lo que entienden por ese control?: «El ejercicio del control del territorio de facto trata de la cooperación y el respeto a la población; control de los recursos que hay o acceden al área, control de la seguridad y uso de la fuerza, así como llevar a cabo funciones del estado y es considerado soberanía de facto». En el caso de la performance se trataría de instalar una especie de frontera en algún espacio del municipio, en el caso de hoy Gerona, y se entregarán pasaportes.
Pero más allá de que pueda ser una cuestión simbólica, se incluyen en la guía recomendaciones sobre qué aspectos tácticos hay que tener en cuenta para conseguir ese objetivo, y que pasan básicamente por controlar todas las entradas y salidas a los municipios, además de materiales que pueden ayudar para hacer efectivo ese control. Así, por ejemplo, se habla de muebles, sacos de arena, alambres con pinchos, ladrillos, piedras, vehículos, chatarra o electrodomésticos. Se incluyen también gráficos para distribuirlos de la mejor manera, con la idea de controlar los vehículos que puedan acceder al municipio y hacerlos avanzar lentamente, debido a los obstáculos y a la forma en la que están dispuestos (se trata de que el recorrido sea en forma de S). Se recomienda también bloquear todas las calles para dificultar el paso de vehículos.

«Emboscadas al enemigo»

También se instruye sobre cómo y dónde hacer «emboscadas» al «enemigo». En este ámbito se recomienda buscar «posiciones elevadas en las calles largas, donde podrás actuar y correr, apunta a las ventanas y puertas de los vehículos». También se dice que los drones «pueden servir para conocer la llegada de los enemigos. No pueden saber si es de aviso o que pueda tener otras consecuencias».
Mossos d'esquadra tratan de controlar una barricada de fuego durante los incidentes de 2019 en Barcelona

Mossos d'esquadra tratan de controlar una barricada de fuego durante los incidentes de 2019 en BarcelonaEFE

En la guía se incluyen algunas técnicas de autodefensa, aunque lo que recomiendan es seguir algún curso de defensa personal o de artes marciales. Asimismo, se dan consejos sobre cómo actuar en caso de que te retengan o metan en prisión a alguien. Es importante, dicen, mantenerse «serenos»; «no hablar si no hace falta, y si lo haces, mantén un tono amistoso y no grites». También aseguran que no hay que «suplicar, pedir perdón o empezar a llorar» y se apunta a que los «15-45 minutos son los momentos de máximo riesgo, así que obedece las instrucciones de quien te haya metido en prisión».
La guía incluye un apartado sobre los «derechos de los detenidos», también da consejos sobre «la información falsa», y sobre todo se pide «no colaborar con las fuerzas extranjeras» (no compartir información con ellos, no acudir a actos públicos organizados por ellos o no trabajar en la construcción de infraestructuras que sean para ellos, por ejemplo). También se apuesta por la desobediencia civil en el ámbito económico, como «rechazar compras de un país concreto»; «los comerciantes rechazan comprar determinados productos»; «política de ahorro y de austeridad». Y en el caso de la desobediencia, desde el punto de vista político, se habla de «quitar los signos del Estado»; «obedecer lentamente las órdenes que de la autoridad»; «deliberadamente y abiertamente violar leyes, decretos y regulaciones»; «ser ineficiente deliberadamente» o «bloquear información» a la autoridad pública.
Comentarios
tracking