16 de agosto de 2022

Policía Municipal de Madrid

Policía Municipal de MadridGTRES

Cumbre de la OTAN  Cortes puntuales en Gran Vía, Castellana, A-2 y M-40

La M-40 se encuentra totalmente cortada en la zona de la confluencia con la vía de entrada de delegaciones hacia Plaza Castilla

La circulación en Madrid se está viendo complicada por la llegada de las delegaciones que participan en la cumbre de la OTAN a la capital. Dichas llegadas están provocando cortes puntuales en algunos puntos, como el paseo de la Castellana, Gran Vía, la salida a la M-40 de la ciudad y en la A-2 en Torrejón de Ardoz.
La situación en Madrid «ya es complicada», según el alcalde de la capital, José Luis Martínez-Almeida, debido a la cumbre, que se celebra en la capital los días 29 y 30. La llegada este martes de las delegaciones, a los hoteles situados en el paseo de la Castellana, ha motivado cortes puntuales en calles como Gran Vía, donde ya se encuentra restablecida la circulación.
Sí está cortada totalmente la M-40 en la zona de la confluencia con la vía de entrada de delegaciones hacia Plaza Castilla. Y, puntualmente, la A-2 en el kilómetro 21, a la altura de Torrejón de Ardoz, por la llegada de los líderes mundiales a la base aérea, lo que está provocando retenciones.
También se ha interrumpido la circulación en el paseo de la Castellana, entre la glorieta Emilio Castelar y el nudo Norte de la M-30. También se están realizando cortes puntuales en el mismo eje hasta el Paseo del Prado con la glorieta Emperador Carlos V.

6.550 Policías Nacionales, 2.400 guardias civiles y 1.200 municipales tienen como misión vigilar que no haya ningún altercado

El motivo es el traslado de los mandatarios a los hoteles del centro de Madrid situados en el paseo del Prado, como el Ritz y el Palace. Ambas residencias han amanecido valladas con un perímetro de al menos 300 metros a su alrededor.

«Parones importantes»

El alcalde Madrid, José Luis Martínez-Almeida, ha asegurado que se están produciendo «parones importantes» en el centro neurálgico, pero hasta el mediodía el flujo de vehículos en el paseo del Prado era regular. Todavía existía la presencia de autobuses de la EMT, que como lo habían adelantado las autoridades, ofrecen el servicio de transporte gratuito y hasta los buses turísticos hacían paradas en las estaciones de la calle para recoger a más pasajeros.
Sin embargo, la fluidez en el tránsito se ha mezclado con el merodeo de decenas de patrullas y motocicletas de la Policía Municipal y con la presencia de unos 600 uniformados de a pie. Según ha indicado a Efe uno de los agentes a cargo de la zona, que son parte de los 6.550 Policías Nacionales, 2.400 guardias civiles y 1.200 municipales que tiene como misión vigilar que no haya ningún altercado, mediante la llamada Operación Eirene.
Comentarios
tracking