Colegio Escuelas Pías de San Fernando de Pozuelo de Alarcón

Colegio Escuelas Pías de San Fernando de Pozuelo de Alarcón

Pozuelo de Alarcón

El colegio Los Escolapios quita los regalos del Día del Padre para ser «sensibles» a las «realidades de las familias»

El colegio Escuelas Pías de San Fernando de Pozuelo de Alarcón ha remitido una carta a los padres de alumnos para informar de esta decisión

El colegio Escuelas Pías de San Fernando (Escolapios) de Pozuelo de Alarcón ha tomado la decisión de suprimir la actividad que venían realizando los alumnos de Infantil y Primaria de hacer un regalo a sus padres y madres por el Día del Padre y el Día de la Madre, respectivamente.

En una carta a la que ha tenido acceso El Debate por medio de familias afectadas, la Comisión de Coordinación Pedagógica del centro informa a las familias de este «cambio de planificación de actividades» en relación a las citadas celebraciones.

Desde el colegio señalan que «tras valorar cuidadosamente varios aspectos» han decidido «no realizar el tradicional regalo del Día del Padre y de la Madre» porque quieren ser «sensibles» a las «realidades de las familias que pueden no tener una figura paterna o materna en sus vidas».

«Entendemos que la celebración de estos días puede ser dolorosa o incómoda para algunos de nuestros alumnos y queremos evitar cualquier situación que pueda causar incomodidad o angustia innecesaria», ahonda la misiva.

Asimismo, para justificar esta decisión, que ha indignado a padres de alumnos del centro, señalan que han considerado «el aspecto práctico de la preparación de estos regalos». «Sabemos que la elaboración de manualidades lleva tiempo y esfuerzo, tanto para los alumnos como para los profesores. Al eliminar esta actividad, podemos liberar tiempo y recursos que pueden ser dedicados a otras actividades educativas y enriquecedoras que beneficien a todos nuestros alumnos», agregan.

A renglón seguido, reconocen que entienden que esta decisión puede ser «decepcionante» para algunos pero piden «comprensión y apoyo» al respecto.

Quejas de padres

Cientos de personas han firmado una petición en Change.org que pide al colegio reconsiderar su decisión. En total, este martes más de 180 personas habían firmado esta petición, que ha recibido comentarios en los que piden al colegio «no cortar con una tradición que hace mucha ilusión tanto a padres como a niños» y «buscar alternativas para esos niños que puedan sufrir sin perjudicar al resto».

Estos padres descontentos subrayan que se trata de un colegio católico y no comprenden esta determinación de suprimir los regalos en unos días tan señalados para los padres y los niños.

En el ideario del colegio, el punto 9 dice: «Somos Iglesia» y proclama que «acompañamos a los alumnos y las familias en la interioridad, la escucha y el propio conocimiento. Fomentamos el voluntariado, la acción social y el crecimiento de las comunidades cristianas escolapias. Iniciación a la oración, compartir y vivencia en grupos».

Padres de alumnos han afirmado a este periódico que si no cambian de parecer desde la dirección del centro el próximo viernes, planean manifestarse a las puertas del centro.

El colegio responde

A la vista de las críticas por parte de muchos padres, el colegio ha mandado una nueva comunicación este martes para arremeter contra quienes han mostrado su disconformidad con esta decisión.

«Aunque siempre valoramos todas las inquietudes recibidas y asumimos de manera constructiva las críticas, en este caso pensamos que amenazas, comentarios peyorativos, insultantes e incluso incitaciones al odio y a la discriminación no tienen lugar ni deben consentirse en ningún caso», arranca la carta.

«Comprendemos que en una comunidad educativa tan numerosa como la nuestra, hasta las decisiones tomadas con la mejor de las intenciones pueden ser interpretadas y juzgadas desde múltiples puntos de vista. Como se suele decir, asumimos que «nunca va a llover a gusto de todos». Sin embargo, nos entristece que muchos hagan una lectura sesgada de la circular y que se utilice para hacer un discurso político e ideológico en un sentido u otro, juzgando una decisión cuyo principal objetivo es cuidar de los alumnos y no el seguir una moda», agrega.

«Algunos hablan de minorías y dan por sentado que niños pequeños que desgraciadamente han perdido a su madre o a su padre en edades tempranas tengan que recrearse durante días en la elaboración de un regalo que no tiene un sentido claro para ellos. Sin ninguna sensibilidad, hablan de que esto es 'algo que ha pasado toda la vida' y que estos niños 'deben asumir que son huérfanos de padre o madre para enfrentarse a su realidad cuanto antes' y para ello, sugieren que 'pueden darles su regalo a cualquier otra persona, o en el caso de tenerlo, a su abuelo o a algún hermano'», apostilla la misiva.

A continuación, el equipo directivo del centro se jacta de que «afortunadamente» a pesar de las opiniones del algunos «la sociedad cambia y la educación evoluciona intentando cuidar e incluir a todos». «Esto lo vemos en muchas otras realidades de nuestro día a día escolar cuando atendemos, por ejemplo, a niños que lo necesitan porque tienen dificultades o necesidades educativas especiales o cuando alumnos necesitan una atención o cuidado más especializado. En estos casos, tampoco hablamos de la mayoría de nuestros alumnos pero debemos emplear todos nuestros esfuerzos en ayudarles», ahondan.

«No compartimos estas opiniones y lamentamos que se distorsione el mensaje a conveniencia de cada uno y sus circunstancias. No es justo acusarnos de renunciar a nuestra identidad y tradiciones poniendo en tela de juicio nuestra misión y valores como colegio de Iglesia. Más bien al contrario, queremos (desde lo que fue nuestro fundador) acercarnos a todos para que nadie se quede fuera, y esa idea debemos entenderla si realmente queremos sentirnos como verdaderos cristianos», proclaman, para añadir a continuación que, «una vez aclarada la intención principal» de su decisión, comunican que no tienen intención de rectificar en la misma.

«Una vez aclarada la intención principal de nuestra decisión, como Equipo Directivo comunicamos que esta actividad no se incluirá dentro de la programación del centro para las fechas señaladas entorno a la figura de San José y la Virgen María. En el aula se seguirá trabajando el valor de la familia cristiana, algo a lo que no renunciamos , y resaltado el valor de estas dos figuras bíblicas. Solamente estamos renunciando al detalle concreto», zanjan.

Comentarios
tracking