Fundado en 1910

16 de julio de 2024

Imagen de las protestas en Perú, el 7 de enero de 2023

Imagen de las protestas en Perú, el 7 de enero de 2023AFP

Perú

Una nueva jornada de bloqueos y protestas en Perú se salda con un muerto

La muerte del manifestante elevó a 41 el total de víctimas fatales producto de las protestas iniciadas hace un mes, incluido un policía que fue quemado vivo por una turba, según la institución

Las protestas de sectores radicales continuaron este miércoles en el sur andino de Perú con marchas pidiendo la renuncia de la presidenta Dina Boluarte, que derivaron en enfrentamientos con las fuerzas del orden y dejaron un manifestante muerto y una treintena de heridos en Cusco, meca del turismo mundial.

La muerte del manifestante elevó a 41 el total de víctimas fatales producto de las protestas iniciadas hace un mes, incluido un policía que fue quemado vivo por una turba, según la institución.

«Lamentamos que enfrentamientos en Cusco hayan originado el fallecimiento del presidente de la comunidad de Anansaya Urinsaya Ccollana de Anta, Remo Candia Guevara», informó la Defensoría del Pueblo en Twitter.

«Demandamos una investigación inmediata para dar con los responsables del deceso y proceder a la sanción respectiva», agregó la institución respecto a lo ocurrido en Cusco, donde los hospitales registraron más de 30 heridos, entre ellos 19 policías.

La jornada empezó con bloqueos de carreteras y velatorios masivos de los muertos que dejaron choques con las fuerzas de seguridad en Juliaca, en la región andina de Puno. El saldo trágico cerró un miércoles que había arrancado con un llamado de Estados Unidos a la «moderación» a todas las partes.

Al mismo tiempo una misión de observación de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) llegó a Lima para evaluar «la situación de derechos humanos en el marco de las protestas sociales».

Culpan a la presidenta

En medio de la tensión social, la fiscalía abrió el martes una investigación por presunto delito de «genocidio» a la presidenta Dina Boluarte, que impuso un toque de queda en la región andina de Puno para frenar las manifestaciones violentas, que solo entre lunes y martes dejaron 17 muertos civiles y un policía quemado dentro de su patrulla, informó la institución.

El epicentro de las protestas se encuentra en la región aymara de Puno, en la frontera con Bolivia, donde miles de pobladores recorrieron las calles de Juliaca con ataúdes de las 17 víctimas civiles del lunes. «Dina me asesinó con balas», se leía en el ataúd blanco de Edgar Huaranca, llevado en hombros por seis familiares.

En la procesión se multiplicaban escenas de rabia y dolor de personas que empezaban a despedir a sus muertos y prometían seguir la lucha hasta conseguir la renuncia del que consideran ilegítimo Gobierno de Boluarte.

Temas

Comentarios
tracking