Fundado en 1910

14 de julio de 2024

From left : President of the European Council Charles Michel, German Chancellor Olaf Scholz, Canadian Prime Minister Justin Trudeau, French President Emmanuel Macron, Italy's Prime Minister Giorgia Meloni, US President Joe Biden, Japanese Prime Minister Fumio Kishida, British Prime Minister Rishi Sunak, President of the European Commission Ursula von der Leyen,  attend a working session on Africa, Climate Change and Development at the Borgo Egnazia resort during the G7 Summit hosted by Italy in Apulia region, on June 13, 2024 in Savelletri. Leaders of the G7 wealthy nations gather in southern Italy this week against the backdrop of global and political turmoil, with boosting support for Ukraine top of the agenda. (Photo by Filippo MONTEFORTE / AFP)

Reunión de la Cumbre del G7AFP

El G7 con EE. UU. y Japón se meten la mano en el bolsillo para ayudar a Zelenski

Giorgia Meloni abre las sesiones con los priuncipales líderes del mundo en Apulia

El presidente ucraniano, Volodimir Zelenski, indicó este jueves que espera «decisiones importantes» en la cumbre del G7 en Italia, incluyendo la firma de acuerdos de seguridad con Estados Unidos y Japón.

«Una gran parte (de la cumbre) estará dedicada a Ucrania, a nuestra defensa y nuestra resiliencia económica. Esperamos que se tomen decisiones importantes en el día de hoy», escribió el mandatario en su cuenta de Telegram.

Zelenski prevé la firma de acuerdos bilaterales de seguridad con Japón y Estados Unidos, según dijo. El consejero de seguridad nacional norteamericano, Jake Sullivan, había adelantado la firma de ese acuerdo en el caso de Washington, entre Zelenski y su homólogo Joe Biden.

Los países del G7 figuran entre los principales apoyos militares y financieros de Ucrania desde el inicio de la invasión rusa en febrero de 2022.

En la cumbre en Italia, que ha comenzado hoy, se espera que los Siete aborden un plan destinado a desbloquear un préstamo a Kiev de 50.000 millones de dólares.

Dicho crédito tendría como aval los intereses generados por los cerca de 300.000 millones de euros de activos rusos congelados por los aliados occidentales de Ucrania.

El gobierno de Zelenski se felicitó además por las nuevas sanciones anunciadas la víspera por Estados Unidos contra Rusia. Según dijo, apuntan «donde más duele».

«Nos congratulamos en particular por las severas medidas tomadas contra el sector industrial de Defensa de Rusia, y su acceso a la tecnología y los recursos en el extranjero», dijo el ministro de Exteriores, Dmitro Kuleba, en la red X.

La reunión del G7 en Italia se verá seguida el sábado y domingo en Suiza de una cumbre para la paz en Ucrania, en la participan unos 90 países y organizaciones internacionales, pero no Rusia.

Pol Costa, de Afp, informa que los presidentes de Estados Unidos, Joe Biden, y Francia, Emmanuel Macron, así como los primeros ministros de Canadá, (Justin Trudeau), Reino Unido (Rishi Sunak), Japón (Fumio Kishida) y Alemania (Olaf Scholz) permenecen reunidos con Meloni, en el complejo hotelero de lujo de Borgo Egnazia, en la región sureña de Apulia, junto al mar Adriático.

Aunque todavía hay dudas, la presidencia francesa aseguro el miércoles que «hay acuerdo» sobre Ucrania y que la cantidad estará disponible antes de que termine el año.

El objetivo es usar los intereses que generen los cerca de 300.000 millones de euros (325.000 millones de dólares) en activos rusos, congelados por los aliados occidentales tras la invasión de febrero de 2022, como garantía para otorgar el crédito de 50.000 millones de dólares a Ucrania.

¿Qué pasaría si los activos rusos se liberaran, en caso de un hipotético acuerdo con Rusia?

Pese al anuncio de la presidencia francesa, quedan incógnitas sobre qué pasaría si los activos rusos se liberaran, en caso de un hipotético acuerdo con Rusia, o quién asumiría el riesgo en caso de impago.

Washington también anunció el miércoles una nueva ronda de sanciones para frenar la ofensiva rusa en Ucrania, apuntando a entidades en Rusia pero también en China, Turquía o Emiratos Árabes Unidos.

Biden y su homólogo ucraniano, Volodimir Zelenski, firmarán además en el G7 un acuerdo de seguridad para «dejar claro» que el apoyo de Estados Unidos a Ucrania «durará mucho tiempo en el futuro», según el consejero de seguridad nacional, Jake Sullivan.

La otra gran cuestión que se debatirá en estas horas en Apulia es cómo alcanzar una tregua en la guerra en la Franja de Gaza entre Israel y el movimiento islamista palestino Hamás.

Los líderes del G7 han anunciado su apoyo a una propuesta de tregua de Biden, que prevé la liberación de los rehenes que tomó Hamás en Israel en el ataque del 7 de octubre.

Sin embargo el movimiento palestino propone ciertas enmiendas al plan. Según el secretario de Estado, Antony Blinken, «algunos cambios son realizables, otros no».

«El tiempo de regatear ha terminado», dijo Sullivan, al tiempo que Israel no ha anunciado oficialmente su postura sobre la tregua y continúa su ofensiva en el territorio palestino.

El Papa, Milei y Lula

La primer ministra italiana, cuyo país ostenta la presidencia rotatoria del G7, también invitó a una docena de líderes que no pertenecen al grupo, entre ellos los presidentes de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, y Argentina, Javier Milei.

Aunque la prensa especuló sobre un posible encuentro entre Milei y Lula en Italia, la cancillería brasileña dijo que «no hubo pedido» para una reunión bilateral.

En las sesiones temáticas y en las numerosas reuniones bilaterales previstas se abordarán también otras cuestiones, empezando por las tensiones con China, uno de los principales apoyos de Rusia.

Estados Unidos y Europa acusan a Pekín de inundar los mercados con productos subvencionados a bajo precio, en particular coches eléctricos.

A la lista de invitados se suman el primer ministro indio, Narendra Modi, el presidente turco Recep Tayyip Erdogan, el rey Abdalá II de Jordania o el secretario general de la ONU, Antonio Guterres.

El Papa dará una charla sobre inteligencia artificial y «algorética» (la ética de los algoritmos)

Pero quizás uno de los más inesperados sea el papa Francisco, de 87 años, que esta vez no viene solo como líder espiritual sino también para dar una charla el viernes sobre inteligencia artificial y «algorética» (la ética de los algoritmos), una cuestión que preocupa al Vaticano.

La cumbre se celebra en Borgo Egnazia, un resort exclusivo situado a 60 kilómetros al sur de Bari, la capital regional, totalmente alejado del mundo exterior, incluidos los medios.

El complejo hotelero, que imita la arquitectura italiana como si fuera un parque temático, es el favorito de Madonna en sus viajes a Italia y entre otros servicios tiene su propio restaurante con estrella Michelin.

Comentarios
tracking