Fundado en 1910

16 de julio de 2024

Javier Milei, presidente electo de Argentina

Javier Milei, presidente electo de ArgentinaOscar Rivera / AFP

Milei desafía a Sánchez de nuevo al citarse este viernes con Ayuso en Madrid que le condecorará

El presidente de Argentina ignora al Gobierno y confirma una entrevista con la presidenta de la Comunidad de Madrid en plena crisis bilateral

El portavoz de la Casa Rosada, Manuel Adorni, confirmó hoy que el presidente de Argentina, Javier Milei, mantendrá una entrevista con la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, este viernes, que le condecorará con la Medalla Internacional de la comunidad. Una cita que vuelve a evidenciar la lejanía entre el presidente argentino con el líder del Ejecutivo español, Pedro Sánchez. No solo por este encuentro con la presidenta madrileña, sino porque Milei se reunirá con el presidente alemán, Olaf Sholz y el de República Checa, Petr Pavel.

En lo que respecta a la cita con Ayuso, Milei llegará a Madrid en torno a las nueve de la mañana y la cita con Ayuso, en la sede de la Comunidad de Madrid, está prevista que se celebre en torno a las dos de la tarde. Según Moncloa, el Gobierno aún no había recibido ninguna comunicación oficial del viaje de Milei que, como jefe de Estado, debería disponer de un dispositivo de seguridad nacional.

Adorni confirmó la agenda de Milei que vuelve a Madrid tras su visita del pasado mes de mayo. Entonces, se produjo una crisis bilateral por las declaraciones del presidente argentino en las que calificó de «corrupta» a Begoña Gómez. Como respuesta, Sánchez llamó a consultas con carácter definitivo a la embajadora de España en Argentina, María Jesús Alonso Jiménez.

El ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares, primero llamó a consultas a la embajadora de España y después convocó al embajador de Argentina en Madrid, Roberto Bosch, para expresarle el malestar del Gobierno por las palabras de Milei. Previamente, Albares amenazó, implícitamente, con romper relaciones diplomáticas con Argentina.

El discurso de Javier Milei, en el que sobre la marcha improvisó y calificó de «corrupta» a la mujer del presidente, también sin nombrarla, provocó reacciones en todo el arco político. Sus palabras se interpretaron como una réplica a las del ministro de Transporte, Óscar Puente, que previamente había sugerido que el presidente de Argentina se drogaba con «sustancias».

Para caldear más el ambiente, ministras del Gobierno de Sánchez calificaron al argentino de «fascista» y criticaron su candidatura. Durante la campaña electoral, Sánchez se manifestó a favor del exministro de Economía, Sergio Massa y se refirió en términos despectivos al que sería, y hoy es, jefe del Estado en Argentina.

Sin felicitaciones

La derrota de Massa, un peronista que llevó la inflación por encima del 200 por 100, no parece que la asumiera de buena gana el presidente del Gobierno ya que hasta el día de hoy evitó felicitar por la victoria a Javier Milei.

Lejos de amilanarse con las decisiones del Gobierno, el presidente de Argentina no actuó con reciprocidad y ha mantenido a su embajador en Madrid.

Pasadas las elecciones europeas, a ambos lados del Atlántico se confiaba en que se bajara el tono en Madrid y en Buenos Aires. La realidad ha sido bien distinta. La portavoz del Gobierno, Pilar Alegría, advirtió de que el Gobierno estará vigilante con Milei y le exigió respeto durante esta visita del viernes donde el argentino recibirá el premio a la libertad del Instituto Juan de Mariana. La capacidad de convocatoria desbordó todas las previsiones y las entradas para los socios se agotaron en minutos.

Milei, por su parte, volvió a embestir, en esta ocasión con nombre y apellidos, contra Sánchez y le tachó de «cobarde» por esconderse bajo las faldas de sus ministras y mandar a éstas contra él.

La cita del presidente del Gobierno argentino con Isabel Díaz Ayuso se concretó a lo largo de hoy ya que esta mañana la presidenta de la Comunidad, en rueda de prensa, expresó su voluntad de encontrarse con Milei, como en la anterior visita, pero no garantizó que fuera a producirse.

La entrevista con la mujer sobre la que Pedro Sánchez siente genuina aversión y la indiferencia con su Gobierno del argentino, son una muestra más de que las relaciones entre la Moncloa y la Casa Rosada están que arden, aunque en términos diplomáticos habría que decir que las relaciones lo que están es congeladas.

Comentarios
tracking