Fundado en 1910

13 de julio de 2024

Pablo cervera barranco

Benedicto XVI, un amor preferencial por España

¿Por qué este privilegio? ¿Es un signo de amor o de particular preocupación?

Actualizada 13:13

Lo fue para san Juan Pablo II. Benedicto tampoco lo ocultó, incluso lo justificó: su amor preferencial por España. Como Cardenal dictó varias conferencias importantes en nuestra nación. Como Papa visitó nuestra patria tres veces, más que ningún otro país. Y lo explico. Sucedió en el vuelo de Benedicto XVI hacia Santiago de Compostela el 6 de noviembre de 2010. En el encuentro a bordo. El P. Lombardi, portavoz de la Santa Sede, tras recoger las preguntas de los periodistas, trasladó esta pregunta al Papa: «Con el viaje a Madrid del año próximo con motivo de la Jornada Mundial de la Juventud, usted habrá hecho tres viajes a España, algo que no ha sucedido con ningún otro país. ¿Por qué este privilegio? ¿Es un signo de amor o de particular preocupación?».

Benedicto XVI respondió: «Naturalmente es un signo de amor. Se podría decir que es una coincidencia que venga tres veces a España. La primera visita fue el gran Encuentro Internacional de las Familias, en Valencia: ¿ cómo podría estar ausente el Papa cuando se encuentran las familias del mundo? El próximo año tiene lugar la Jornada Mundial de la Juventud, el encuentro de la juventud del mundo en Madrid, y en esa ocasión el Papa no puede estar ausente. Y, por último, tenemos el Año Santo Compostelano, y la consagración, después de más de cien años de trabajo, de la catedral de la Sagrada Familia de Barcelona. ¿Cómo no iba a venir el Papa? Por tanto, de por sí, las ocasiones son los desafíos, casi una necesidad de ir. Ahora bien, el hecho de que precisamente en España se concentren tantas ocasiones muestra también que es realmente un país lleno de dinamismo, lleno de la fuerza de la fe, y la fe responde a los desafíos que están igualmente presentes en España. Por eso decimos que la casualidad ha hecho que venga, pero esta casualidad demuestra una realidad más profunda, la fuerza de la fe y la fuerza del desafío para la fe».

Abruma el amor y deferencia papales hacia la «noble y siempre querida España». La semilla del evangelio sembrada en nuestra historia y ahora un tanto oculta y pisoteada volverá a despuntar afrontando nuevos retos. Que el amor del difunto Papa a nuestra patria se transforme ahora en intercesión eficaz por ella.

Comentarios

Últimas opiniones

tracking