Fundado en 1910

20 de julio de 2024

Hakuna es una familia eucarística que nació en Río de Janeiro en la JMJ de 2013

Hakuna es una familia eucarística que nació en Río de Janeiro en la JMJ de 2013

Hakuna no es solo música: abren su escuela de vida para «redescubrir la belleza de la caridad»

Más de diez millones de personas han escuchado Huracán, un diálogo interno lleno de dudas en medio de la búsqueda de Dios. Este 2024 han hecho su primer lleno completo en el Wizink Center de Madrid y han actuado como teloneros del mismo Papa Francisco en la JMJ de Lisboa el pasado verano. Claro, son Hakuna, pero Hakuna no es solo música.

Es también «una familia eucarística». Así los definió el Papa Francisco. Hakuna es oración, formación y voluntariado –o como ellos los llaman, compartiriado–. Lo que comenzó con unas sencillas charlas a un grupo de jóvenes una parroquia del barrio madrileño de Aravaca, desde 2018 ha ido extendiéndose por el mundo y está hoy presente en setenta ciudades de todo el mundo.

Quienes forman la fundación Hakuna se definen a sí mismos como «cristianos que juntos seguimos a Cristo, compartiendo un estilo de vida que aprendemos arrodillados ante Cristo Hostia». En esta estructura se engloban todas sus acciones sociales, educativas y culturales –incluido el grupo de música– y desde ahí organizan retiros espirituales, formaciones en antropología y editan libros sobre filosofía o teología.

Este compartiriado es uno de los pilares de Hakuna. De hecho, en uno de estos voluntariados nació el germen de lo que hoy es el movimiento. Era 2013 y quedaba un mes para que diese comienzo la JMJ de Río de Janeiro.

Parte de este conglomerado forma ahora parte también Ágora periferias, un nuevo proyecto de compartiriado planteado como una jornada para reflexionar sobre «la caridad a la luz de la verdad y del Evangelio». En tan solo un día su objetivo es reflejar como «en el encuentro con las personas que viven en clave de necesidad, se aprende el arte de vivir y se vuelve al centro de la vida», dicen.

La jornada es abierta a todo el mundo, aunque es necesario inscribirse. Empezará a las 10 de la mañana y a lo largo del día se sucederán las sesiones donde se hará una contextualización desde el punto de vista teológico, y en las que se compartirán también experiencias reales de algunas personas cercanas a realidades como la prisión, la discapacidad, la enfermedad... Habrá tiempo para compartir, Hora Santa y Misa. Será la gran inauguración de un curso que está previsto para el año que viene (2024/2025).

Comentarios
tracking