Remolacha

El zumo de remolacha ayuda a las mujeres tras la menopausiaGTRES

Así explican los científicos por qué el zumo de remolacha previene los problemas cardiacos

El riesgo de sufrir enfermedades cardíacas aumenta dramáticamente en las mujeres tras la menopausia

Entre los 45 y 55 años los niveles de estrógeno y progesterona en las mujeres disminuyen de forma progresiva y se entra en la menopausia, momento que marca el final de los ciclos menstruales. Estos cambios hormonales pueden afectar al bienestar físico, emocional, mental y social así como alterar la composición corporal y el riesgo cardiovascular, de hecho diferentes estudios han ratificado que tras la menopausia el riesgo de sufrir enfermedades cardíacas aumenta dramáticamente en las mujeres.

Para mejorar y apoyar la salud del corazón y los vasos sanguíneos investigadores de Penn State estudiaron si el zumo de remolacha puede mejorar el funcionamiento de los vasos sanguíneos. Los resultados publicados en Frontiers in Nutrition indicaron que el consumo diario de zumo de remolacha por parte de mujeres posmenopáusicas puede mejorar la función de los vasos sanguíneos lo suficiente como para reducir el riesgo futuro de enfermedad cardíaca.

Por qué tomar zumo de remolacha

El zumo de remolacha contiene altos niveles de nitrato, que el cuerpo convierte en óxido nítrico. El óxido nítrico ayuda a que los vasos sanguíneos se expandan, lo que facilita que la sangre fluya a través del sistema circulatorio. Según afirman los investigadores en un estudio, se sabe que la capacidad del óxido nítrico para ensanchar los vasos sanguíneos es particularmente útil durante períodos de flujo sanguíneo y suministro de oxígeno limitados, como durante un ataque cardíaco.

David Proctor, profesor de kinesiología y fisiología en Penn State, y Jocelyn Delgado Spicuzza, dirigieron un equipo interdisciplinario de investigadores que probaron cómo el jugo de remolacha rico en nitratos afectaba la salud de los vasos sanguíneos en 24 mujeres posmenopáusicas de entre 50 y 60 años.

«Después de la menopausia, las mujeres ya no producen estrógeno, lo que ayuda a mantener el óxido nítrico en el cuerpo», dijo Delgado Spicuzza, primer autor de la investigación y actual director del proyecto de investigación del centro SAFE-T quien añadió: «Esta pérdida de producción de óxido nítrico contribuye al aumento sustancial del riesgo de enfermedad cardíaca en las mujeres posmenopáusicas. Los alimentos ricos en nitrato, especialmente la remolacha, se están investigando como una forma natural y no farmacéutica de proteger el corazón y los vasos sanguíneos».

Fuentes vegetales de nitrato

El nitrato es un aditivo alimentario aprobado para algunos productos alimenticios de origen animal, como las carnes procesadas. Sin embargo, los aditivos y conservantes alimentarios de nitrato están estrictamente regulados debido a su potencial de causar cáncer, según Delgado Spicuzza. Por el contrario, plantas como la remolacha, las espinacas y la lechuga acumulan naturalmente nitrato del suelo. Estas fuentes vegetales de nitrato tienen beneficios cardiovasculares porque el cuerpo humano puede convertir los nitratos de las plantas en óxido nítrico, lo que no puede hacer con el nitrato agregado a las carnes.

La pérdida de producción de óxido nítrico contribuye al aumento del riesgo de enfermedad cardíaca en las mujeres posmenopáusicas

En este estudio, se evaluó la función vascular de los participantes en el Centro de Investigación Clínica de Penn State y luego consumieron dos botellas de 2,3 onzas de jugo de remolacha como dosis inicial, seguidas de una botella cada mañana durante una semana. Todos los participantes consumieron jugo de remolacha concentrado y cada porción proporcionó tanto nitrato como tres remolachas grandes. Unas semanas más tarde, los participantes bebieron jugo de remolacha sin nitrato.

Resultados del estudio

Los resultados mostraron que el consumo diario de jugo de remolacha rico en nitratos mejoró el flujo sanguíneo en comparación con cuando los participantes bebieron jugo de remolacha sin nitratos. Los investigadores dijeron que este nivel de mejora de la función de los vasos sanguíneos (si pudiera mantenerse durante los años posmenopáusicos) podría reducir significativamente el riesgo de enfermedad cardíaca. Dijeron que hasta el momento no se han estudiado los beneficios a largo plazo del jugo de remolacha para la salud, pero se han confirmado los beneficios a largo plazo de las verduras ricas en nitratos.

«Es posible que las mujeres necesiten consumir zumo de remolacha a diario, o incluso con mayor frecuencia, para experimentar todos los posibles beneficios cardiovasculares», dijo Proctor quien añade: «Aun así, esta investigación muestra que el zumo de remolacha puede ser muy útil para proteger la salud de los vasos sanguíneos de las mujeres de mediana edad durante un período de riesgo acelerado de enfermedades cardíacas».

Este estudio incluyó a mujeres consideradas posmenopáusicas tempranas, o de uno a seis años después de la menopausia, y posmenopáusicas tardías, seis o más años después de la menopausia. Las mujeres posmenopáusicas tardías vieron los mismos beneficios que el grupo posmenopáusico temprano.

Temas

Comentarios
tracking