Fundado en 1910

21 de julio de 2024

Efectos de la megasequía en el estado de Nevada

Efectos de la megasequía en el estado de NevadaFlickr

El suroeste de EE.UU. vive una «megasequía» que ya se prolonga 24 años, la peor en un milenio

Este tipo de eventos son, sin embargo, habituales en esta zona del país, llegando a identificarse otros 40 de este tipo de al menos 19 años de duración

Embalses en niveles récord –por estar secos– que no dejan de descender, niveles de humedad en disminución y temperaturas cada vez más extremas. Todos estos factores encadenados durante varios años han terminando generando lo que se conoce como la «megasequía» del suroeste de América del Norte, que comprende estados desde California hasta Colorado..

Un episodio que comenzó en el año 2000 y que se perpetúa hasta la actualidad. Los expertos y los modelos climáticos, además, no auguran un futuro fácil a la zona, y es que proyectan condiciones más secas en la región hasta finales del siglo XXI. Esta sequía, que ya dura 24 años, constituye el período de varias décadas más seco que se ha visto en esa área desde al menos el año 800 d.C, según un estudio de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA). Esto supone que Estados Unidos se halla inmerso en la peor sequía en más de 1.200 años.

En mayo de 2021, los niveles de agua del lago Oroville cayeron al 38 % de su capacidad

En mayo de 2021, los niveles de agua del lago Oroville cayeron al 38 % de su capacidadFlickr

Esta escasez de agua ha provocado que el embalse más grande de Estados Unidos, el conocido como lago Mead, situado en el río Colorado, esté en niveles récord y no deje de reducir su capacidad desde hace años, llegando a declararse el estado de escasez de agua. Asimismo, los incendios forestales se han vuelto más frecuentes, produciéndose durante todo el año debido a la sequedad de los bosques, lo que hace que sean mucho más fáciles de arder.

Esta situación también afecta a la vida en las ciudades de la zona: Las Vegas, Arizona o Phoenix son cada vez más inhabitables debido a las temperaturas que se alcanzan allí durante el verano, lo cual agrava aún más la situación de sequía al evaporar la escasa humedad que queda y resecar aún más la vegetación y el suelo.

Los anillos de los árboles, clave

Los investigadores detrás del estudio que identificó esta megasequía, publicado en la revista Nature Climate Change, lo hicieron analizando uno de los mayores registros de la naturaleza: los anillos de los árboles. Aunque la sequía es una característica natural del clima en el suroeste, un análisis de la relación entre los anillos de crecimiento de los árboles y la humedad del suelo reveló que el actual período de aridez es excepcional.

La Universidad de Virgina Occidental (WVU), por su parte, se centra ahora en analizar este evento climático extremo utilizando observaciones recopiladas de redes preexistentes de estaciones equipadas con instrumentos científicos en todo el área. Con ello se revelará en qué lugares exactos se han agotado las aguas subterráneas y la humedad del suelo y qué especies vegetales son las que más han sufrido sus efectos.

Los expertos apuntan que este tipo de sequías son habituales en el suroeste de EE.UU., llegando a identificar 40 eventos de este tipo de al menos 19 años de duración, muchas de ellas propiciando eventos históricos, como el abandono de Mesa Verde en el siglo XIII o la epidemia de cocoliztli de 1576 en la Nueva España.

Sin embargo, el aumento de las temperaturas de los últimos años han contribuido en un 42 % a que la actual sea la sequía más duradera y agresiva en más de 1.200 años, y es que el promedio de las temperaturas del suroeste del país fue 0,91 ºC más alto que en el periodo 1950 - 1999. Esto, como hemos comentado, causa la evaporación de la escasa humedad de la zona, lo que hace que seque más el terreno y que los efectos de esa sequía se incrementen todavía más.

Fenómeno de La Niña

Otro efecto de esta 'megasequía' es el aumento de episodios de La Niña, la variación negativa del fenómeno El Niño-Oscilación Sur que condiciona el clima. Los eventos meteorológicos globales de La Niña están asociados con condiciones más secas y cálidas y una mayor exacerbación de las sequías en California y el suroeste de los Estados Unidos y, en cierta medida, el sureste de los Estados Unidos . Los meteorólogos han observado que este tipo de variación se ha vuelto más frecuente con el tiempo.
Comentarios
tracking