08 de febrero de 2023

Brooke Shields, en la presentación del documental en el Festival de Sundance

Brooke Shields, en la presentación del documental en el Festival de SundanceGTRES

La dura vida de Brooke Shields: víctima de la sexualización infantil en el cine y de una violación a los 20 años

La actriz relata en el documental Pretty Baby: Brooke Shields la agresión sexual que sufrió cuando tenía 20 años

En sus inicios como actriz, Brooke Shields protagonizó películas que a su edad no podía ver. Con 11 años trabajó a las órdenes de Louis Malle en La pequeña. Violet, su personaje en el filme, con la misma edad que ella en la vida real en el momento del estreno, vivía en un burdel de Nueva Orleans junto a su madre, que ejercía la prostitución. Cuando la madre se casa y se marcha de allí, deja a la niña en el prostíbulo y los clientes entran en una repugnante puja por arrebatar la virginidad a Violet.
La película era de 1978. Dos años después llega El lago azul. Brooke Shields, 57 años hoy, tenía 15 en el momento de su estreno. En Estados Unidos la cinta no era recomendada para menores de 17 años. De nuevo Brooke Shields iba por delante de lo que correspondía para su edad, como ocurriría también un año después en Amor sin fin, de Franco Zeffirelli. Eso en el cine. Pero es que también la publicidad proyectó una imagen sexualizada de Brooke Shields cuando aún era adolescente. «¿Quieres saber lo que se interpone entre mis Calvin y yo? Nada», promocionaba la firma Calvin Klein con la imagen de Brooke Shields. La actriz y modelo solo tenía 15 años. Lo peor llegaría cinco años después, cuando fue violada. Brooke Shields no lo ha contado nunca hasta ahora, cuando ha presentado el documental sobre su vida Pretty Baby: Brooke Shields. El título no es azaroso. Por un lado, Brooke Shields era la niña guapa a la que no dejaron serlo –niña–; por otro, Pretty Baby era el título en inglés de La pequeña.
El documental Pretty Baby: Brooke Shields, que se ha presentado en el Festival de Sundance, se estrenará en la plataforma Hulu en dos partes. En una de ellas, la actriz cuenta cómo fue violada cuando tenía 20 años. Shields no desvela la identidad de su agresor, pero explica que se reunió con el sujeto –alguien a quien conocía– poco después de graduarse en la universidad.
La actriz pensaba que se trataba de una reunión de trabajo para hablar de su participación en una nueva película. El individuo la llevó a su hotel alegando que llamaría un taxi para ella desde su habitación. Se presentó ante ella desnudo y la violó. «Era como una lucha libre (...). Tenía miedo de que me ahogara o algo así», recuerda en el documental. «No luché tanto. No lo hice. Me quedé totalmente paralizada. Pensé que mi único 'no' debería haber sido suficiente. Y solo pensé 'mantente viva y vete'», añade la actriz, que recuerda que llamó por teléfono a su amigo y jefe de seguridad Gavin de Becker. «Eso es una violación», le dijo. «No estoy dispuesta a creer eso», replicó entonces Brooke Shields en medio del desconcierto.
El documental, cuya proyección en Sundance fue recibida con una gran ovación y con el público puesto en pie, también refleja cómo Brooke Shields se enfrentaba a las desafortunadas preguntas de algunos periodistas sobre su trabajo en películas como El lago azul y Amor sin fin.
Comentarios
tracking