29 de junio de 2022

Nadia Calviño

Nadia CalviñoLu Tolstova

El dinero de los españoles

El Gobierno podría ahorrar más de 60.000 millones en gasto público sin subir impuestos, pero no lo hace

El mayor gasto no se traduce en un mejor nivel de los servicios públicos, según concluye un informe del Instituto de Estudios Económicos

El Instituto de Estudios Económicos (IEE) ha publicado un estudio extenso sobre la mejora de la eficiencia del gasto público en España que deja conclusiones escalofriantes. Una de ellas es que nuestro país podría reducir su gasto público en un 14 % y seguir ofreciendo el mismo nivel de servicios públicos si lograra mejorar su eficiencia hasta niveles similares a la media de los países de la OCDE. «Supondría un ahorro de recursos de unos 60.000 millones de euros, según el estudio que hizo el profesor José Marcos Afonso en 2019, aunque en la actualidad podría ser mayor. Desde la publicación del estudio se ha producido un deterioro de la eficiencia del gasto público en España», indican desde el IEE.
La reducción de ese gasto público implicaría además una consecuencia deseada por todos: evitaríamos tener que pagar más impuestos. «Con el ahorro en el gasto público que podría obtenerse al mejorar la eficiencia hasta niveles equivalentes a la media de la OCDE podría lograrse la necesaria consolidación fiscal sin recurrir a subidas de impuestos», confirman en el IEE.
El estudio incluye el Índice IEE de eficiencia del gasto público, que pretende evaluar la situación en la que se encuentra España en este ámbito en comparación con otros países. Nuestro país se ubica en la posición 29, en la zona media-baja de la tabla, con una puntuación de 74,4 puntos. «Nos situamos claramente por debajo de la media de la Unión Europea (98,6 puntos) y también alejados de la media de la OCDE. Obtenemos una puntuación más baja que la mayor parte de los países de la UE, especialmente los nórdicos y los centroeuropeos», apuntan en el IEE. Añaden que España ha mostrado un deterioro de diez puntos en el índice IEE de eficiencia del gasto público en los dos últimos años, al pasar de 84,6 puntos en 2019 a 74,4 en 2021: «Denota una pérdida relativa de eficiencia en comparación con otros países de la OCDE».

Gastar más no quiere decir gastar mejor

Frente a lo que a menudo se cree o se dice, más gasto no equivale necesariamente a mejor funcionamiento de los servicios públicos. «En el caso de la Administración, la educación, la sanidad y las infraestructuras no se halla una correlación clara entre ambas variables. En todo caso se identifica un rango intermedio de valores óptimos a partir del cual un mayor gasto no se traduce en una mejora de los resultados», indican desde el IEE, tras analizar el caso de España. «De hecho, en algunos casos, la correlación es negativa, lo cual evidencia que un menor nivel de gasto puede producir mejores resultados», añaden.
Tampoco es cierto que la única medida posible para salvar nuestro Estado de Bienestar sea subir impuestos, ni que sea la mejor. «Un ajuste de un punto de PIB llevado a cabo mediante incrementos de impuestos genera descensos de PIB superiores a los dos puntos, y sus efectos se extienden por un periodo de tres a cuatro años», indican. Por el contrario, si el ajuste se efectúa reduciendo el gasto, «los efectos negativos sobre el crecimiento son de un cuarto de punto del PIB, con una duración inferior a dos años, e incluso, en algunos casos, el efecto sobre el crecimiento a corto plazo es nulo».
Comentarios
tracking