29 de junio de 2022

Las empresas de tecnología suman grandes pérdidas en 2022

Las empresas de tecnología suman grandes pérdidas en 2022AK

Big Tech

La noche más oscura de las tecnológicas ante su año de gloria

En seis meses todas las inversiones en tecnología y criptomonedas se han desplomado y aún no han tocado fondo

Podemos decir que era previsible. También se puede recordar aquello de que «rentabilidades pasadas no presuponen rentabilidades futuras». Aunque las grandes empresas tecnológicas apenas existían en la noche de los tiempos de la economía mundial. Digamos que, tenían buena pinta. Una corazonada más que una realidad.
Los que quisieron jugar a ser Warren Buffet a finales de 2021 y apostarlo todo a las big tech del panorama económico mundial llevan seis meses lamentando su decisión y viendo como sus posiciones siguen bajando. Ya sea en fondos o en acciones. Las caídas en lo que va de año rozan el 75 % y, aunque los resultados de 2021 no son malos, la sangría de pérdidas no para.

Todos pierden

La valoración en bolsa en lo que va de 2022 es de una caída estrepitosa. Nvidia lidera las pérdidas con un 42 %, Tesla se ha visto afectada por la posible compra de Twitter de Musk y se desploma el 39 %. Meta busca nuevas alternativas para paliar el 36 % de retroceso. Apple (20 %), Microsoft (21 %) y Google (21 %) tienen mejor cara que Amazon (35 %). Pero todos pierden.
Otro sector de la tecnología que también se arrastra por el parqué es el de empresas como Netflix (69 %), Spotify (58 %), PayPal (60%) o Intel (19 %).
Alguien pensó que 2022 engulliría todos los problemas derivados de la pandemia. Que el escenario pospandémico no existiría y que se volvería a recuperar la economía en un tiempo récord. Entonces llegó la invasión de Rusia en Ucrania y las sanciones. Las tecnológicas que han dejado de prestar servicios al mercado ruso tendrán que dar cuenta de sus pérdidas, que serán cuantiosas.
Que Europa y Estados Unidos viren su mercado a occidente les va a salir caro. Los chips que se construyen en Asia pasarán a grandes plantas en Europa en terrenos que, de momento, no han pisado ni una excavadora. Todo lo que haya por hacer, no está hecho.

Criptocrisis

Quién le iba a decir a Henry Varnum Poor cuando en 1860 escribió la primera página del índice Standard & Poor's 500 que su línea histórica iba a marcar una nueva caída en 2022. La primera fue en 2000 y fue necesaria. La crisis de las puntcom daba paso al nuevo internet una vez fulminado el primero. En octubre de 2007 las hipotecas sacaron la basura durante 31 meses seguidos de caída en la famosa crisis inmobiliaria. Luego vino la pandemia y ahora hay otro declive importante que sigue sin tener inflexión.
Y faltan las criptomonedas en todo este teatro tecnológico. Uno de los últimos personajes en entrar en juego que han acumulado grandes riquezas bajo sus cadenas de bloques. Patrimonios convertidos en dinero virtual que multiplican por dos su valor en unos días o tienden a cero en semanas.
La incertidumbre social llega a los mercados en forma de idas y venidas. Bandazos que ponen de manifiesto lo difícil que es, en pleno siglo XXI, intentar ser oráculo de algo.
Comentarios
tracking