Fundado en 1910

23 de julio de 2024

El etarra Henri Parot, durabnte un juicio en 2007

El etarra Henri Parot, durabnte un juicio en 2007EFE

Piden la libertad para uno de los mayores asesinos en serie de la historia, el etarra Henri Parot

La Fundación Villacisneros denuncia, además, el intento de ocultar el nombre del terrorista para impedir que se prohiba la manifestación

Apenas faltaban 24 horas para que el Gobierno de Pedro Sánchez concluyera el traslado de todos los presos etarras a las cárceles vascas cuando la plataforma de apoyo a los terroristas, Sare, ya marcó el siguiente paso que ha de dar el Gobierno. Convocaron una manifestación para el próximo 2 de abril en Mondragón para pedir la puesta en libertad del etarra Henri Parot, el mayor asesino de ETA con 39 crímenes en su haber y uno de los mayores sanguinarios de la historia de España, solo por detrás de Manuel Delgado ‘El Arropiero’ quien reconoció 48 asesinatos.

Por eso, la Fundación Villacisneros y asociaciones de víctimas del terrorismo han pedido que se impida la manifestación que pedirá su puesta en libertad ante «una cadena perpetua encubierta» en palabras de la plataforma Sare.

Para la Fundación Villacisneros, «el hecho de que estos actos, que dejan de ser genéricos a favor de los presos, para mostrarse solidarios con el mayor asesino de la banda terrorista, nos lleva a pensar que algo se está haciendo muy mal por parte de las instituciones vascas. No solo porque no los atajen como es su obligación legal, sino por el hecho de que la sociedad los acepte como si no pasara nada», explica el director de Proyectos de la Fundación, Carlos Urquijo.

Ocultan el nombre

Además, esta Fundación, igual que el Colectivo de Víctimas del Terrorismo (Covite), denuncian que los convocantes han tratado de ocultar el nombre del homenajeado para impedir su prohibición. Efectivamente, en el cartel no aparece el nombre de Henri Parot, pero sí menciona los 33 años que lleva en prisión, ni un año por cada personas que ha asesinado.

Por eso, desde Villacisneros señalan que «es evidente que está fallando el sistema educativo, pero también la pedagogía que un Gobierno democrático debe hacer para, además de evitar su celebración, conseguir que la sociedad los repudie».

Por todos estos motivos, la Fundación ha enviado cartas a la alcaldesa de Mondragón, al delegado del Gobierno en el País Vasco, al consejero de Seguridad del Gobierno vasco y a la Fiscalía de la Audiencia Nacional para que, «en uso de las facultades que les confieren las leyes de víctimas, impidan esta nueva humillación a las víctimas del terrorismo».

Comentarios
tracking