Fundado en 1910

21 de julio de 2024

El candidato de Vox a las elecciones europeas, Jorge Buxadé, durante la noche electoral

El candidato de Vox a las elecciones europeas, Jorge Buxadé, durante la noche electoralEuropa Press

Vox señala que la irrupción de Alvise responde al «hartazgo» y ve en la baja participación el motivo de no crecer más

«Los votos no son de Vox. Los partidos no son propietarios de los votos», afirma Jorge Buxadé, que celebra que su formación duplicó anoche los escaños que logró en 2019 y cosechó 1.677.929 votos

Una de las sorpresas de la noche fue la irrupción del partido Se acabó la fiesta, de Alvise Pérez, que, con una campaña atípica, se presentaba con un discurso muy marcado contra la corrupción y el sistema de partidos imperante en España. Su formación se hizo este 9 de junio con tres escaños y casi 800.000 votos. Un hecho que ha hecho preguntarse de dónde han podido venir tantos votos en tan poco tiempo y que ha llevado a algunos analistas apuntar que lo ha podido hacer a costa de Vox, aunque aún se desconoce el trasvase y el partido de Santiago Abascal creció tres puntos porcentuales respecto a 2019, no bajó.

Jorge Buxadé, candidato de Vox, que fue quien compareció este lunes ante los medios desde la sede nacional, señaló, preguntado al respecto, que la aparición de este partido en el Parlamento Europeo, y con esa fuerza, responde al «hartazgo» que ellos también comparten. Si bien, preguntando sobre si esta nueva formación ha podido hacer que Vox no haya tenido uno o dos escaños más, remarcó que «los votos no son de Vox». «Los partidos no son propietarios de los votos», defendió, aludiendo a que este es un concepto propio de los esquemas de la vieja política. Es, de hecho, lo que le reprochan al PP desde el principio.

Según trasladó Buxadé, los equipos de comunicación de Vox y Se acabó la fiesta mantuvieron anoche contacto, a través de mensajes, y en las próximas horas previsiblemente se llamarán por teléfono, de cara a conocer qué propuestas tienen para Europa. Por el momento se desconoce si querría formar parte del grupo de los Conservadores y Reformistas Europeos, del que forma parte Vox, integrarse en otro grupo o permanecer como no adscrito en la Eurocámara.

No obstante, respecto a si Vox habría conseguido 7 o incluso 8 escaños si este nuevo partido no hubiera irrumpido anoche, expresó que es «un hipotético» al que no sabría dar respuesta, pero sí subrayó que habrían tenido más votos si hubiera habido una mayor participación. Esta no llegó ni al 50 %. Es algo que advirtieron durante la campaña, al señalar que no se percibe en los ciudadanos la importancia que tienen estas elecciones y lo que en Bruselas se decide, y criticaron tanto al PSOE como al PP por centrar la campaña en las cuestiones nacionales, a su juicio como estrategia para desmovilizar el voto.

Con todo, Vox logró duplicar los escaños que tuvo en 2019, pasando de tres a seis -en 2020 pasaron a ser cuatro por el Brexit- y cosechó 1.677.929 votos, pasando del 6,21 % al 9,62 % y consolidándose como tercera fuerza nacional, por delante de los socios de Pedro Sánchez. Unos datos ante los que Buxadé mostró «alegría» porque además venían siguiendo la línea de los procesos electorales de este año, en los que Vox, en mayor o menor medida, ha crecido en apoyos.

El dirigente de Vox felicitó a sus socios europeos por sus victorias en sus respectivos países, como a Marine Le Pen en Francia, a Giorgia Meloni en Italia, o a Víktor Orbán en Hungría, así como a otros partidos como Chega, de André Ventura, en Portugal, que entra por primera vez en el Parlamento Europeo, entre otros. Y remarcó su convicción de que «la suma de las fuerzas patrióticas en estas elecciones europeas» es mayor que el grupo socialista. «Son el segundo grupo no parlamentario pero sí político de convicciones ne el Parlamento Europeo después del PPE», expresó, al tiempo que subrayó el compromiso de Vox de trabajar para lograr una alianza entre las fuerzas soberanistas y patriotas.

Como anoche, criticó a la actual presidenta de la Comisión Europea, Ursula Von der Leyen, que ayer ya se abrió a un pacto con los socialistas como en la pasada legislatura y habló de construir «un bastión contra los extremos, de la izquierda y la derecha». «No tardo ni dos horas en decir que va a mantener esa alianza con el grupo socialista», dijo, algo que, afeó, «confirma esa estafa del PPE».

Señaló así que entonces Von der Leyen tendría que hacer un «muro» al Partido Socialista Español porque «es ahora mismo la izquierda más extrema de toda Europa» por las cosas que ha defendido y los aliados que tiene Pedro Sánchez. «Confío en que Feijóo se lo haga ver a Von Der Leyen, que haga un esfuerzo en explicarle que Sánchez es la extrema izquierda en Europa», indicó.

Comentarios
tracking