09 de diciembre de 2022

Oriol Junqueras, en una imagen de archivo

Oriol Junqueras, en una imagen de archivoAFP

ERC explora un acercamiento al PP ante la perspectiva de un cambio de escenario político

Enric Millo y Borja García-Nieto serían los 'enlaces' con los populares

ERC cuenta con la posibilidad de que Pedro Sánchez no repita en la Moncloa y que el próximo presidente del Gobierno sea el líder del PP, Alberto Núñez Feijóo. De ahí que los republicanos estén sondeando cómo está el terreno para acercarse a los populares. Así lo ha podido saber El Debate de fuentes de inteligencia, que también precisan que en ningún caso se trata de contactos formales, y ni mucho menos ha habido conversaciones de mayor calado o reuniones. Se trata de una toma de contacto y de una exploración ante un posible cambio de escenario político y que La Moncloa cambie de inquilino.
Según estas fuentes, dos serían los ‘enlaces’ con los que ERC valora este acercamiento: Enric Millo, exdelegado del Gobierno en Cataluña y actualmente secretario general de Acción Exterior, Unión Europea y Cooperación de la Junta de Andalucía, y Borja García-Nieto, abogado, presidente del grupo financiero Riva y García y persona próxima al PP.
Enric Millo conoce muy bien la política catalana, aunque ahora forme parte del gobierno de Juanma Moreno. Fue presidente del PP en Gerona, diputado en el Parlament y delegado del Gobierno en la época más dura del proceso independentista. Era, de facto, la mano derecha de la entonces vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría. Millo era su hombre de confianza, hasta el punto de que se le conocía como «el virrey». Sáenz de Santamaría y Millo pusieron en marcha la llamada «operación diálogo» con Cataluña para intentar evitar el referéndum ilegal. Es más, la vicepresidenta abrió despacho en la propia delegación.
Millo fue testigo y protagonista de numerosas reuniones y conversaciones con dirigentes independentistas, y especialmente con ERC y su presidente, Oriol Junqueras, en el que tanto Sáenz de Santamaría como el propio Millo tenían puestas esperanzas para que ayudara a evitar el choque de trenes. Ambos trabajaron mucho la relación de tú a tú con el vicepresidente de la Generalitat dado que Carles Puigdemont no era santo de la devoción de Junqueras, que también aspiraba a presidir la Generalitat. Sin embargo, la operación resultó un fracaso y a la hora de la verdad, Junqueras se apuntó sin dudarlo a la idea del referéndum. Desde el entorno político constitucionalista se dijo que el Gobierno había pecado de «ingenuidad», porque en realidad, Junqueras era el auténtico «independentista» del Govern.
En cualquier caso, parece que ahora se vuelve a repetir la estrategia de ERC. Rebaja el tono, se presenta como un partido moderado y posibilista, y como gran defensor del consenso. De ahí que también busque ese acercamiento con el PP, teniendo en cuenta, además, que ERC cuenta con un posible descalabro electoral del PSOE en las próximas elecciones generales y Núñez Feijóo sea el próximo presidente del Gobierno.
«Los republicanos son como un camaleón», dice un diputado del Parlament que también recuerda que «fue ERC la que empujó a Puigdemont al abismo, las famosas 155 monedas de plata de Rufián, y ahora parece que son hasta unos estadistas». Pero lo cierto es que Enric Millo conoce a los republicanos y la política catalana, y de ahí que lo consideren como una de las ‘bisagras’ con los populares.

Borja García-Nieto

El otro nombre en liza es Borja García-Nieto. Este abogado que ahora dirige un grupo financiero, Riva y García, forma parte de la burguesía catalana. También fue presidente del Círculo Ecuestre, uno de los clubs privados de mayor tradición en Europa y que es un punto de encuentro y diálogo de la sociedad civil catalana. Afín al PP, con una buena relación con Feijóo, es una de las personas a las que el líder popular tiene en cuenta para la estrategia a seguir en Cataluña. De ahí que ERC lo vea como posible como interlocutor para sondear al PP.
Pero si algo ha extrañado recientemente de García-Nieto es que es socio de una televisión privada, 8tv, junto con el italiano Nicola Pedrazzoli. Y no tanto por el negocio en sí, sino por la línea ideológica de la cadena. En un primer momento se presentó como la alternativa privada al separatismo, pero lo cierto es que actualmente se ha convertido en uno de sus altavoces y está plagada de periodistas y de presentadores de línea independentista que ya no tienen cabida en la televisión o la radio pública catalana.
En esta televisión se ha refugiado el exdirector de Tv3 Vicenç Sanchis; Saül Gordillo, que lo fue de Catalunya Ràdio o Eduard Pujol, que trabajó en el grupo Godó antes de formar parte de las listas de Junts per Catalunya. También hay personal próximo a ERC como Sergi Sol, exjefe de gabinete de Oriol Junqueras y Gabriel Rufián. Y es que esta televisión produce La Fàbrica, un programa de entrevistas del diputado de ERC en el Congreso, que se emite el domingo por la noche. Casualidad o no, García–Nieto tiene esta relación, aunque sea de forma indirecta, con este entorno independentista, y en concreto con ERC.
Ante la posibilidad de algún tipo de entendimiento si es que el PP llega a la Moncloa, los republicanos tienen en cuenta el concepto de «catalanismo constitucionalista» defendido por Alberto Núñez Feijóo, que les agrada más que planteamientos previos del partido. Confían en que del mismo modo que le ha sucedido a Pedro Sánchez, y en su día a González y Aznar, Feijóo pueda necesitar el apoyo de algún partido nacionalista. Y por si acaso, en Esquerra quieren tantear el terreno. Cabe recordar que en su día el PP apoyó en el Parlamento catalán unos presupuestos del presidente Artur Mas, cuando muchos observadores constitucionalistas ya comenzaban a desconfiar de él.
El entorno de Enric Millo se ha dirigido a este periódico por vía telefónica para asegurar que el exdelegado del Gobierno en Cataluña no ha tenido contacto alguno como interlocutor con nadie de ERC.
Comentarios
tracking