Fundado en 1910

28 de febrero de 2024

Carles Puigdemont, en una rueda de prensa en Bruselas

Carles Puigdemont, en una rueda de prensa en BruselasEFE

Cataluña

Un informe de la Comisión Europea da por probados los contactos entre líderes independentistas y el Kremlin

El trabajo de los organismos europeos sostiene que «líderes del movimiento independentista catalán tuvieron relación con miembros de la inteligencia rusa y del crimen organizado»

El Joint Research Center (el Centro Común de Investigación la Comisión Europea) y el Hybrid CoE (el Centro Europeo de Excelencia para la Lucha contra las Amenazas Híbridas) publicaron en 2023 un informe que afirmaba que «la disputa catalana fue instrumentalizada por Rusia con un intento de socavar y dañar la integridad y funcionalidad de la democracia, crear efectos cascadas en otros Estados miembros, e influencias en los procesos de toma de decisiones». El documento, de 124 páginas, equipara la incursión rusa en Cataluña a la desinformación durante el COVID, el atentado contra el gasoducto Nord Stream 2, o la campaña contra el presidente francés, Emanuel Macron.
El informe «Amenazas híbridas, un ecosistema de resiliencia integral» cuenta con la introducción del vicepresidente de la Comisión Europea, Margaritis Schinas, y de Mariya Gabriel, hoy vicepresidenta del Gobierno búlgaro y entonces comisaria de innovación e investigación. El texto lo pilotó la exministra exteriores letona, Sandra Kalniete.
El dossier es el resultado de más de dos años de investigaciones por parte de las instituciones europeas, dado que la primera vez que la Eurocámara puso el foco en la injerencia rusa en Cataluña fue en noviembre de 2021. Es en ese momento en el que se encarga un informe a la Comisión para analizar las campañas de desinformación e injerencia extranjera en la Unión Europea.
El informe dedica a Cataluña tres páginas especificas «Rusia –dice el informe– no creó el conflicto, lo explotó en beneficio propio. El objetivo del Kremlin no era la independencia sino una inestabilidad muy profunda y larga en un estado miembro de la UE y la OTAN». El trabajo de los organismos europeos sostiene como probado que «líderes del movimiento independentista catalán tuvieron relación con miembros de la inteligencia rusa y del crimen organizado». Según el documento, Rusia usó «redes informáticas, promociono narrativas contradictorias, financió a grupos culturales y think tanks, y desacreditó a líderes».
Si bien actualmente el Gobierno de Pedro Sánchez usa a la Fiscalía para que esta mantenga que el juez Aguirre –responsable de la instrucción del caso Volhov– ha prorrogado la investigación de forma «injustificada»; en el pasado le daba toda la credibilidad. Aún hoy el informe se publicita por parte del gabinete de la Presidencia del Gobierno en el apartado del departamento de seguridad nacional.
Puigdemont y su director de Gabinete, Josep Lluis Alay –que ha realizado diversos viajes a Moscú– han dicho que la investigación es «delirante y fantasiosa», pero el informe mantiene que «Rusia proporcionó apoyo financiero y logístico al referéndum ilegal organizado por los separatistas». El documento europeo confirma que la injerencia tuvo «impacto en la ciberseguridad nacional y que las campañas de propaganda y desinformación buscaban polarizar la sociedad».
Comentarios
tracking