30 de enero de 2023

Una persona durmiendo en la calle en Valencia.

Una persona durmiendo en la calle en Valencia.EP

Comunidad Valenciana  Ribó deja sin plazas a dos tercios de las personas sin hogar que viven en Valencia

De los 2.812 sintecho en la ciudad, el Ayuntamiento únicamente cubre 673 alojamientos

El alcalde de Valencia, Joan Ribó, suele sacar pecho en numerosas intervenciones acerca de que la ciudad se han convertido –en realidad quiere decir que él la ha convertido- en una urbe acogedora y alegre.
En esta línea, hace lo propio presumiendo de la construcción y puesta en marcha de no pocos hoteles que ofertan miles y miles de plazas para los millones de turistas que se asoman o se quieran asomar por la capital levantina.
Sin embargo, basta con dar un paseo por la ciudad para darse cuenta de que la ciudad idílica pintada por el primer edil dista mucho de ser la tónica habitual.
La situación de las personas sin hogar podría ser un ejemplo de ello, sobre todo ahora que el frío ya ha hecho presencia, e independientemente del barrio por el que uno transcurra.
Salta a la vista que cada vez son más los que no pueden refugiarse bajo un techo o contar con un colchón para pasar la noche sin estar a expensas del viento, la lluvia o cualquiera que sea la inclemencia climatológica.

Las asociaciones no pueden «dar techo»

Al respecto, El Debate se ha puesto en contacto con la Asociación Servicios Sociales San Juan de Dios, de carácter privado pero en concierto tanto con el Ayuntamiento de Valencia como con el Gobierno autonómico.
Al preguntar sobre cuál es el escenario actual, no han dudado en responder que viven «saturados»: «Tenemos cincuenta plazas y en todo momento estamos completos», asegura un responsable de la asociación.
Así, añade que si «salen tres personas, inmediatamente entran otras tres porque hay una carencia». Esta visión no se da exclusivamente en el centro San Juan de Dios, sino «en toda la ciudad» porque es un problema «general».
Sobre ello, relata la experiencia de este último fin de semana: «Tienen que venir mediante Servicios Sociales, pero como nuestro número está en internet, entre los que llegaron en persona y los que nos llamaron se pusieron en contacto casi diez personas».
En este sentido, el trabajador de la asociación señala que les tuvo que decir que no podían quedarse: «No tenemos plazas, lo único a nuestro alcance es dar alguna manta y dales el teléfono del servicio de emergencias para personas sin hogar, pero no pudimos darle un techo», lamenta y más aún cuando recuerda la llegada del frío.
El asunto de las plazas en centros para atender a estas personas también tiene su polémica política. El portavoz de Ciudadanos en el Ayuntamiento valenciano, Fernando Giner indica que el número de sintecho que pueden optar a un alojamiento facilitado por el Consistorio «no es ni siquiera un tercio de las personas que se encuentran en situación de máxima vulnerabilidad».
En cifras, Giner detalla que Ribó mantiene 673 plazas cuando en la ciudad hay un total de «2.812 personas sin hogar, en chabolas, asentamientos o situación de infravivienda». De este modo, el portavoz 'naranja' critica la gestión de Ribó porque en 2022 tan solo ha aumentado el número de plazas «en siete».

Ya ha muerto una persona sin hogar

Para Giner, este extremo es fruto de la «falta de previsión» del alcalde, así como del «desinterés en poner fin a una situación que afecta tan duramente a la vida de las personas», a la par que destaca que la mayoría de esas plazas son de asociaciones benéficas, mientras que la oferta municipal «roza lo ridículo».
Tampoco aprueba la gestión de la coalición de Compromís y PSPV-PSOE al frente del Ayuntamiento la portavoz del PP en él, María José Catalá, que reprocha a Ribó que su preocupación sobre este asunto no se limita a «una pancarta en el balcón del Ayuntamiento» y muestra de ello es que las ONG «salen a denunciar la situación».
Así, la popular resalta que días atrás muriera una persona sin hogar estando en la calle y advierte a Ribó que no «puede volver a suceder», para lo que insta a todas las fuerzas políticas representadas en el pleno a una reunión extraordinaria para «abordar» este tema porque es «una vergüenza que no se cubran ni el número mínimo de las personas censadas».
Si Giner habla de «falta de previsión», Catalá hace lo propio con el término «dejadez» y acusa al alcalde de no tomar «ni una medida extraordinaria, no haya activado la 'Operación Frío' y no se tome en serio el problema de las personas sin hogar».
Además de denunciar que en casi ocho años que lleva en el poder, Ribó «no ha sido capaz de construir un albergue para personas sin techo», la concejala del PP y candidata a la alcaldía de Valencia pide al dirigente de Compromís «reforzar la patrulla X4», una unidad de la Policía Local que les atiende.
Respecto a Vox, su portavoz municipal, Pepe Gosálbez, lamenta el fallecimiento de un apersona por estar a la intemperie y recalca que el objetivo de su formación «solo es uno: que no haya personas sin techo» en las calles de Valencia.
Retóricamente, se pregunta si Ribó va a a ser capaz de solucionar este contexto, que se da en multitud de barrios de la ciudad y su propia respuesta es «no» porque los servicios sociales de los que depende la atención a las personas sin hogar «están infradotados, mal gestionados y colapsados», por lo que no pueden ayudar «a los valencianos más vulnerables».
Frente a ello, Gosálbez recuerda que su grupo presentó «una moción para la reinserción en la sociedad de las personas sin techo, de las personas en riesgo de exclusión social y en situación de extrema necesidad» y que «comunistas de Compromís, socialistas y Ciudadanos votaron no».
Con todo, el portavoz local de Vox afirma que la «herencia» de Ribó es «traer hambre, ruina, miseria y destrucción» a Valencia, por lo que cree que la ciudad con él al frente «va cada día peor, a la deriva total y al abismo».
Comentarios
tracking