El presidente de la Feria Internacional de Defensa y Seguridad (Feindef), durante la entrevista en El Debate

El presidente de la Feria Internacional de Defensa y Seguridad (Feindef), durante la entrevista en El DebatePaula Argüelles

Entrevista | Julián García Vargas, presidente de Feindef  «El futuro FCAS, las fragatas F-110 o los radares de Indra serán algunas de las estrellas de Feindef-23»

  • El presidente de la Feria Internacional de Defensa y Seguridad (Feindef), Julián García Vargas, aboga por un servicio militar reducido

  • El exministro de Defensa critica la posición de Podemos sobre la guerra de Ucrania: «Es insensato»

«Invito a todos los lectores de El Debate a que acudan a Feindef (Feria Internacional de Defensa y Seguridad de España) y vean las grandes capacidades que tiene nuestra industria». Quien lanza la propuesta es Julián García Vargas (Madrid, 1945), presidente de este foro de referencia internacional que tendrá lugar en Madrid los días 17, 18 y 19 de mayo. García Vargas presidió el Instituto de Crédito Oficial (ICO) entre 1983 y 1986. Con Felipe González fue Ministro de Sanidad y Consumo de 1986 a 1991; y, entre 1991 y 1995, estuvo al frente de la cartera de Defensa, durante los años de plomo de la banda terrorista ETA.
García Vargas habla con aplomo a la hora de «vender» la próxima edición de Feindef y pone en valor algunos de los programas estratégicos de la Defensa española. ¿Cuáles cree que van a ser las estrellas de este año en Feindef?, preguntamos. «Tenemos el futuro avión de combate FCAS. Tenemos los radares de Indra. Tenemos las F- 110 de Navantia... y luego tenemos sistemas espaciales que son menos visibles, pero que tienen una gran utilidad. El sector espacial es el sector del futuro», remarca con la espectacular vista de Madrid que se divisa desde la Redacción de El Debate como telón de fondo.
Hay que destacar que Feindef, apoyada institucionalmente por el Ministerio de Defensa, contará con 40.000m2 de exposición, y se prevé la asistencia de más de 450 expositores de 20 países y 100 delegaciones extranjeras. Cifras que dan idea de la importancia del evento. ¿Cuáles van a ser las principales claves de esta edición? El exministro apunta una muy importante:
–La principal novedad es el Foro de Innovación. Queremos explicar a las empresas que vienen de fuera lo que hacen nuestras start-ups, los trabajos que están realizando, las innovaciones que están introduciendo; queremos poner en valor el talento joven que hay en España en torno a la industria de defensa. Y por eso vamos a organizar seminarios, conferencias y, sobre todo, encuentros. Encuentros entre los jóvenes talentos españoles y las empresas más consolidadas dentro y fuera de España.
El presidente de la Feria Internacional de Defensa y Seguridad (Feindef), en El Debate

El presidente de la Feria Internacional de Defensa y Seguridad (Feindef), en El DebatePaula Argüelles

El marco geoestratégico actual está marcado por la guerra en Ucrania y por la creciente tensión en el Pacífico. ¿Cómo cree que evolucionarán ambos conflictos y qué repercusiones tendrán?
–En el caso de la guerra de Ucrania, es muy difícil valorar cuándo va a terminar porque es muy difícil evaluar la capacidad de resistencia del Gobierno ruso, que está en una política imperial y dispuesto a llegar a un extremo que no conocemos. En el Pacífico, las cosas están relativamente más claras porque la estrategia de Estados Unidos de detener la expansión china es a largo plazo. No tiene un calendario preciso, pero sabemos hacia dónde va.
¿Terminará por imponerse China en el tablero internacional?
–China ya ha conseguido mejorar sus posiciones en todos los continentes gracias al soft power, a la influencia de sus inversiones, de sus créditos y de sus exportaciones. Pero Estados Unidos ya ha puesto condiciones a la venta de ciertos productos, y también a la importación. En cualquier caso, la inercia que tiene China a través de la ruta de la seda ha sido una gran apuesta por la penetración económica en todos los países del mundo, especialmente en África. Y empieza poco a poco en Latinoamérica.
¿Cree que Estados Unidos tiene motivos para inquietarse militarmente?
–Estados Unidos no tiene rival por sus capacidades económicas, empezando por un presupuesto de 700.000 millones de dólares. El de China supera los 300.000, pero está muy lejos todavía. Y va a seguir así porque la ventaja tecnológica de Estados Unidos es inalcanzable de momento. Esperemos que siga siendo así durante mucho tiempo.
El presidente de la Feria Internacional de Defensa y Seguridad (Feindef), durante un momento de la entrevista

El presidente de la Feria Internacional de Defensa y Seguridad (Feindef), durante un momento de la entrevistaPaula Argüelles

¿Qué le parece el papel que está jugando la OTAN? ¿Cree que la Alianza debería ser refundada?
–Pienso que la OTAN ha sido un caso de éxito, porque ha aportado seguridad colectiva al continente europeo y la ha proyectado más allá. La prueba es la gran atracción que ejerce sobre los países que todavía no son miembros. El hecho de que Finlandia y Suecia hayan salido de su tradicional neutralidad para solicitar su ingreso en la Alianza es un dato muy revelador de la atracción que supone el formar parte de ese sistema de seguridad compartida.

La posición de Podemos en relación con la guerra «me parece insensata, porque es una especie de rendición ante Putin»

¿Qué opina de la posición de Podemos en el Gobierno en relación con la guerra Rusia-Ucrania?
–Pues me parece insensata, porque es una especie de rendición ante Putin. Hay un país agresor y un país agredido. Es poco realista; es apostar porque Putin imponga su visión en Ucrania en contra de los acuerdos que la misma Rusia suscribió en Bucarest en el año 94. A cambio de la entrega de las casi 2.000 cabezas nucleares establecidas en Ucrania, Rusia firmó un acuerdo de respeto a la integridad territorial que ahora ha despreciado y violado de una manera evidente. ¿Usted cree que Ucrania no hubiera conservado parte de esas armas nucleares de las circunstancias actuales?

«El Ministerio de Defensa tiene una gran credibilidad en todo el Gobierno»

Como exministro de Defensa, ¿cuáles serían sus prioridades si estuviera hoy al frente del Ministerio?
–No diferirían de las que tiene en este momento. Creo que está bien enfocado en la presencia internacional, en las inversiones. El esfuerzo que Hacienda va a hacer en presupuesto se debe a que el Ministerio de Defensa tiene una gran credibilidad en todo el Gobierno, y a la política en general de sostenimiento de la imagen de España dentro y fuera que nuestras Fuerzas Armadas aseguran.
¿Piensa que habría que reinstaurar el servicio militar?
–Creo que cierta vinculación con las Fuerzas Armadas a través un servicio militar reducido siempre es positiva. Supone un conocimiento más preciso de lo que es España, conviviendo con personas de todas las regiones. Lo que estoy diciendo no es popular, pero sería positiva una mínima contribución de los jóvenes al conocimiento de lo que es España a través de las Fuerzas Armadas y de una mínima prestación de servicios.
La situación de Ceuta y Melilla, ¿terminará por desatar un conflicto con Marruecos?
–Yo creo que no, creo que Ceuta y Melilla han sido históricamente españolas, lo van a seguir siendo en el futuro y, por parte de Marruecos, no va a haber un intento de cambiar esa situación.
Submarinos S-80, fragatas F-110, Dragón… El Ejército español está en un proceso de renovación. ¿Es suficiente para nuestras Fuerzas Armadas?
–Bueno, de momento es lo que necesitan las Fuerzas Armadas, porque el presupuesto de inversión va a pasar de 2.800 millones, en 2022, a 5.500 en 2023. Eso significa dedicarle más dinero al mantenimiento, que era el capítulo en el que estábamos más atrasados; y supone dar un empujón definitivo a los programas en marcha. Pero también significa poner en marcha nuevos programas. Creo que la industria tiene capacidad suficiente para atender estas inversiones y para seguir exportando.
Las guerras del futuro, ¿se librarán en una nube de combate? ¿Cree que España está a la altura de las nuevas tecnologías, que avanzan a velocidad vertiginosa?
–Ferias como Feindef ponen de manifiesto lo que hace la industria nacional. La industria española aporta tecnologías a nuestras Fuerzas Armadas; por lo tanto, son Fuerzas Armadas muy modernas y muy capaces. Quizás un poco anticuadas en la modernización de los sistemas, pero ese retraso se está recuperando, sobre todo por el incremento de presupuesto en 2023. Son unas Fuerzas Armadas absolutamente comparables a las de cualquier país europeo. No podemos tener la dimensión de las norteamericanas o las inglesas, pero en tecnología no tenemos nada que envidiar.
¿Cómo definiría, en este contexto, el papel de Feindef en el panorama actual?
–Como el gran escaparate de nuestras capacidades tecnológicas e industriales que están centradas en el campo de la defensa, pero que posteriormente se trasladan al sector civil. Y, por lo tanto, en la exhibición del esfuerzo de nuestra industria para aportar nuevas tecnologías a ambos sectores. Esto lo vemos, por ejemplo, en Indra. Indra tienen dos grandes ramas que se alimentan. Y esa es la clave de su éxito. El sector de defensa proporciona tecnología al sector civil y el sector civil responde en la misma dirección.
Comentarios
tracking