El pasado viernes el Cabildo Catedral presentó el resultado final de las reformas llevadas a cabo en la Puerta de la Concepción Antigua, ubicada en la calle Magistral González, y una de las siete puertas que conforman la fachada oriental del templo. Según explicó el canónigo obrero Pedro Soldado, esta puerta que data de la reforma de Almanzor, en el siglo X, comenzó a estudiarse de manera preliminar para su tratamiento en 2018. Pero la pandemia lo paralizó todo y lo que estaba previsto que finalizase para 2020 ha sido acabado dos años más tarde. Bienvenido, no obstante, este nuevo ejemplo del cuidado y mimo que el Cabildo pone sobre el patrimonio religioso y artístico que protege.
Y una vez más lo hace no como organismo autónomo sino de la mano, de manera coordinada, con la Consejería de Cultura de la Junta, la misma que a través de su delegación cordobesa y Comisión de Patrimonio ha autorizado el estudio preliminar para la Portada de San Ildefonso, que precisa una intervención de urgencia ante el desprendimiento de una piezas de cerámica.
Una actuación que supone una de las razones de ser del Cabildo catedralicio y que se dirige hacia la promoción de la Cultura. El cuidado constante del patrimonio que custodian es una expresión clara de esa promoción. Los otros fines que rigen su actividad son la liturgia y la caridad. Pero sobre todo de esta última virtud y del cuidado de la Catedral dan buena cuenta en su portal de transparencia, que a algunos les convendría repasar de vez en cuando sobre todo antes de trasladar a la opinión pública supuestas reclamaciones que no tienen cabida.
En ese ejercicio de transparencia encontramos lo presentado esta semana ante el consejero de Turismo, el alcalde y los medios de comunicación. Y que no es sino otro regalo para Córdoba y para el resto de visitantes que cada día tiene la suerte de admirar una de las joyas arquitectónicas y religiosas mejor cuidada del mundo.
Comentarios

Más de Opinión

tracking