De este agua no beberéRafael González

Libertad aplazada

«Hasta donde sabemos Lisitsa no ha matado a nadie. Ha condenado públicamente la guerra. Y tiene el mismo derecho a sentirse rusa que los otrora susanitas sanchistas de hogaño»

Actualizada 05:05

Seguramente hasta el sábado pasado, cuando este medio publicó un artículo sobre la pianista Valentina Lisitsa, en el PSOE de Córdoba estaban con otras cosas, como salvar arbolitos con alcorques, contar jaramagos en Cercadilla -yacimiento destruido por el socialismo faraónico del 92- o culpando a Bellido por la última ola de calor, pero no en las elevadas atalayas culturales en las que respiran desde que se levantan. Así que alguien vio cacho para pillar en la historia publicada: la mejor pianista del mundo viene a Córdoba y es defensora de Putin porque, aunque nacida en Kiev, pertenece a la minoría rusa de Ucrania. En su historial, polémicas declaraciones contra los ucranianos proeuropeos y una ristra de conciertos cancelados, sobre todo desde que estalló el conflicto. Una artista que no oculta lo que piensa. Una de las mejores pianistas del mundo.
Hasta donde sabemos Lisitsa no ha matado a nadie. Ha condenado públicamente la guerra. Y tiene el mismo derecho a sentirse rusa que los otrora susanitas sanchistas de hogaño. Los criterios que la organización del festival siguió para traerla, en un concierto de los escasísimos programados en Europa, eran meramente artísticos. Pero el PSOE pidió su aplazamiento, que es la manera cínica de decirle al alcalde que como la cosa siguiera para adelante le iban a montar un pollo del copetín con ucranianos acogidos, ungidos en pancarta, a la puerta del Gran Teatro. En el capítulo de alegaciones señalaron en la misiva a alcaldía los acuerdos europeos, entre los que se contemplan sanciones a Rusia – pero no específicamente a sus artistas- y la sensibilidad herida de la comunidad ucraniana ahora acogida en nuestra ciudad.
En el escenario del Gran Teatro se hubiera disfrutado de Rachmaninov , magistralmente interpretado por la ucraniana. Pero eso ya no será posible. Desde la organización lamentan que se haya politizado el asunto. Yo lamento que se ceda ante estos inquisidores de guante blanco que abanderan causas nobles, que se han apropiado -literalmente- de la justicia y que imponen fácilmente su criterio porque la gente en la actualidad se divide en dos: la lobotomizada y la que no quiere líos. Ambas les pagan el sueldo a estos próceres de la alta política, por cierto.
Y lo peor es que en la política ya no se encuentran gestos de valentía, porque es un ejercicio solo de oportunistas y de muchos mediocres para los que en realidad el problema es la libertad, la de expresión y la de pensamiento. Las dos que le han ‘aplazado’ a Lisitsa mientras deciden lo que es correcto y lo que es fascista, un ultrafascismo que suele coincidir con todo aquello que se sale del légamo de sus parámetros.
Comentarios

Más de Rafael González

  • Arbolismo

  • Chanclismo

  • Vamos a morir todos

  • El parcelista

  • El autoveto patriótico

  • Últimas opiniones

    Más de Córdoba - Opinión

    tracking