Celebración de la Conversión de San Pablo por el Movimiento de Cursillos

Celebración de la Conversión de San Pablo por el Movimiento de CursillosLa Voz

El Movimiento de Cursillos celebra a San Pablo

A la misma se han sumado las sedes de la capital, la campiña y la sierra

El Movimiento de Cursillos de Córdoba ha celebrado la Conversión de San Pablo. En todas las sedes -capital, sierra y campiña-eel acto se inició, con una Eucaristía y finalizó con ultreyas y ágape de convivencia fraterna.
A la convocatoria respondieron gran número de cursillistas con sus familias y fue vivida en clima de profunda comunión, no solo por las celebraciones eucarísticas que conmemoraban la Conversión de nuestro patrón, sino también, porque se nos invitó a hacer memoria y fiesta de nuestra propia Conversión y Encuentro con Dios.
En Córdoba capital, la Eucaristía fue concelebrada por sacerdotes colaboradores con el movimiento y presidida por Manuel Sánchez, que durante su homilía nos recordó, que hemos sido modelados por la acción del Espíritu y su acción continua sobre nosotros; que tenemos que dejarnos acompañar personal y comunitariamente y que nuestra prioridad debe ser sentirnos amados por Dios e imitar su misericordia con nuestro prójimo, porque cuando ellos sientan, que «el amor de Cristo nos posee», y los amamos como Él nos ama, escucharán lo que anunciamos y Anunciaremos lo que Vivimos.
La celebración estuvo acompañada por un numeroso grupo de jóvenes del Movimiento de Cursillos, que con sus cantos, propiciaron un ambiente de alabanza y recogimiento a lo largo de toda la Eucaristía; esta finalizó con los testimonios, de Belén Ayuso y Helena Mª Luque, dos jóvenes del Movimiento, dispuestas a mostrar al mundo, que Dios te ama tal como eres y aunque seamos barro, el Espíritu arde por dentro y hace resonar la voz de Jesús en nuestros oídos que nos dice: «»Id al mundo entero y proclamad el Evangelio”.

En la provincia

En la sede de la campiña, la celebración eucarística tuvo lugar en La Parroquia de Nuestra Señora del Carmen de Lucena, donde su párroco, Eugenio Bujalance, nos recordó el compromiso de nuestro patrón con la expansión del cristianismo en la Iglesia primitiva; desde el mismo momento de su conversión, San Pablo selló con su sangre la fidelidad a Jesús, y nos muestra con su vida, a todos los cristianos del siglo XXI, que debemos ser testigos del amor de Dios en medio de los hombres, tal como él lo fue.
En el centro parroquial de Sta Catalina de Pozoblanco, se reunieron los cursillistas de la Sierra, para celebrar la fiesta de la Conversión del Apóstol San Pablo. En la Eucaristía, Javier Solaz nos decía en su homilía, que San Pablo se rindió a la Gracia de Dios y pasó, de ser perseguidor, a ser Apóstol de Cristo; él nos enseña a ser fieles testigos del Señor y a abrirnos a Su Gracia, para trabajar como él, por la unidad de los cristianos.
Agradecidos al Señor por quedarse con nosotros y por haber recibido su paz en la Eucaristía, nos dirigimos a los comedores de cada sede, donde encontramos mesas preciosamente decoradas, con platos aportados por cada uno de los asistentes y donde pudimos compartir el gozo recibido en la oración e intercambiar saludos, cariño, abrazos y deseos de esperanza y amor para todos.
Comentarios
tracking