07 de octubre de 2022

Isla privada de North Island, en Seychelles

Isla privada de North Island, en Seychelles

De guarida de ratas a hotel más caro del mundo

En la isla privada de North Island, en Seychelles, pasaron su luna de miel los Duques de Cambridge y Mr&Mrs Clooney. Es de una belleza espectacular y un paradigma en materia de conservacionismo. ¡Y admite voluntarios!

Brutus no entiende de huéspedes egregios ni de liftings y pasea sus regias arrugas con soberbia majestuosidad por estas playas de ensueño, por los tranquilos rincones de esta isla de postal. Se calcula que esta tortuga gigante tiene unos 170 años de vida. La mascota extraoficial de North Island es coetánea de Wagner. Si Brutus hablara contaría historias fabulosas de las vidas y avatares de este minúsculo trozo de tierra perdido en el Índico, convertido hoy en uno de los resorts más exclusivos del mundo y de mejor cartel. También es el hotel más caro del planeta Tierra, atendiendo al dato incontestable de precio medio diario por habitación: 6.000 euros. Pero Brutus no entiende de dinero y son cuestiones que seguramente no quitan el sueño al tipo de cliente de esta sensacional isla resort del archipiélago de Seychelles. Solo once villas para una extensión similar a Mónaco y con un imbatible cartel de nidito de amor de super lujo con un nivel de servicio extraordinario y poco dado a salir en la prensa. Fue la isla elegida por el Príncipe Guillermo y Kate Middelton para pasar su luna de miel, también lo hicieron Salma Hayed y Francois- Henri Pinaud y posteriormente George Clooney y Amal Alamuddin. Pero no hay ni una sola foto ni una imagen ni un robado ni un posado. Y este es uno de los alicientes del paraíso. Sin paparazzi y sin ratas.
¿Ratas? Esta fue la gran pesadilla de esta isla cuando quiso incorporarla, en los años 80, a su portfolio hotelero Wilderness Safaris, nombre de referencia en lujo sostenible en África. El arquetipo de isla paradisiaca de arena blanca, aguas turquesas, palmeras y animales exóticos fue durante muchas décadas una terrible guarida de ratas. Abandonadas las antiguas plantaciones de cocos y sin depredadores, los roedores, que llegaron en el siglo XIX en los barcos de los comerciantes, terminaron siendo los dueños y señores de North. Arrasaron con todo, crías y huevos de tortugas gigantes, aves exóticas, plantas autóctonas…. Deshabitada y sin enemigos, una de las islas más bellas de la costa Oriental africana se convirtió en una especie de Hamelin.
Hotel

Isla privada de North Island, en Seychelles

North

Isla privada de North Island, en SeychellesAndrew Howard Photo

Los fundadores de Wilderness tuvieron que organizar todo un «Apocalipsis Now» durante casi dos años usando aviones, helicópteros, excavadoras, expertos biólogos llegados de Australia capaces de dejar libre la isla de la plaga. Mientras duré el proceso, pusieron a salvo a todos los animalitos, incluido Brutus. Y una vez liberada, jugaron a ser Noé y ambicionaron reintroducir poco a poco las especies autóctonas de Seychelles, consideradas las Galápagos del Índico por su extraordinaria biodiversidad. En 2003, construyen las primeras villas. Decidieron construir solamente 11 en sus 200 hectáreas de extensión.
La número 11, Villa North, es precisamente la joya de la corona. La que alojó hace años al que será algún día Rey de Inglaterra en su luna de miel. No es Buckingham Palace, desde diversos puntos de vista, es mucho mejor: 750 metros cuadrados de villa construida en madera, en la zona más apartada de la isla, con su propia playita de ensueño. Lujo rústico de sabor africano y criollo y un derroche de buen gusto en cada detalle con todas las opciones imaginables. Sensacional gastronomía y una de las bodegas mejores del mundo. ¿Le apetece un Macallan 1938? Sin problemas. ¿Un masaje? ¿Una clase de yoga? ¿Salir a navegar? ¿A bucear? ¿Una lección de biología in situ? Su proyecto «Noah's Ark Conservation Programme» de recuperación de la fauna y flora de Seychelles es referencia mundial en este ámbito. Casi tan premiado como este hotel, la joyita desconocida de Luxury Collection. Imposible olvidarte, Brutus.
H

Isla privada de North Island, en Seychelles

Vicky recomienda

Desde febrero de 2019, North Island forma parte de Luxury Collection, una de las marcas más prestigiosas del gigante de la hospitalidad Marriott. ¿Y esto que quiere decir? Pues que si usted tiene cientos de miles de puntos de su programa de fidelización, Marriott Bonvoy, por las innumerables noches que ha pasado en hoteles AC, Sheraton, Westin o Ritz-Carlton, entre otros, en cualquier parte del mundo, puede utilizarlos en la joya de la corona de Marriott y darse, por fin, un capricho a lo grande después de tanto viaje de trabajo. Hay otra forma no muy conocida de ir a este lugar extraordinario sin tener que pagar los 6.000 euros que cuesta de media la noche. No será tratado a cuerpo de rey, pero es una opción B de lo más interesante. Le permitirá, por unos 2.500 euros, pasar unas 4 o 5 semanas en una de las islas privadas más bellas e interesantes del mundo. Lo hará en calidad de voluntario de sus programas conservacionistas. Se paseará por sus extraordinarias playas con el objetivo de monitorizar pájaros, tortugas, recorrerá sus bosques en busca de los nidos de las aves del paraíso… No se requieren conocimientos especializados (no hace falta que sea biólogo, ni zoólogo). Se alojará con un staff internacional en una bonita parte de la isla y hasta podrá practicar el inglés. Tendrá un día libre a la semana. ¿Por fin ha conseguido su esperada prejubilación en Boadilla del Monte? Pues este puede ser un interesante cambio de aires. Si siente la llamada de la naturaleza después de pasarse media vida con corbata preparando soporíferos Power Points en color rojo, échele un vistazo a webs como Natucate.com o Wildlifeact.com. Por experiencia propia le puedo asegurar que North es de esos lugares que jamás se olvidan.
Comentarios
tracking