09 de diciembre de 2022

Sheikha Moza Bint Nasser Of Qatar attends the opening of the international seminar 'Law, Education and the SDGs'. Seminar on education protection in conflict 
19-5-2017 THE HAGUE
En la foto con turbante

La jequesa Moza bint NasserGTRES

Así es el Qatar más glamuroso y femenino, obra de la jequesa Moza bint Nasser al-Missed

La madre del actual emir es la responsable del lado más lujoso y sostenible del país que este domingo inaugura el mundial de futbol

Su nombre es tan difícil de recordar como difícil es olvidar aquella visita oficial a España en 2011, en la que conquistó a todos tocada con sus turbantes, blancos o de llamativos colores, demostrando su particular manera de ir por el mundo con la cabeza cubierta y resultar la más elegante y glamurosa. Regia sin necesidad de llevar corona, bellísima sin necesidad de parecer de la misma edad de sus hijas, atractiva sin necesidad de enseñar omoplatos o rodillas. Moza bint Nasser al-Missned, conocida como jequesa Moza, madre del actual emir, ocupaba el trono del rico y pequeño país que mañana da el pistoletazo de salida al mundial de futbol cuando el emirato se alzó con la candidatura para acoger el mega evento deportivo. Y mientras ella paseaba por lo largo y ancho de este mundo acompañando a su marido o hablaba en la Universidad de Georgetown de la importancia de la educación (uno de sus temas que lleva por bandera), en su propio país ponía muy discretamente su granito de arena en algunos de los proyectos urbanos, culturales y turísticos desarrollados a la par que los mega estadios deportivos y que ayudan a situar adecuadamente a Qatar en el competitivo mapa de los «países que merece la pena visitar» en esta aldea global.
La jequesa Mozah, en París este septiembre

La jequesa Mozah, en París este septiembreGTRES

La otra cara del balón firmada por la jequesa Moza está hecha de lujosísimos hoteles, elegantes barrios de energías renovables, estilo y arte, mucho arte. Uno se da cuenta nada más poner el pie en el aeropuerto de Doha que el país no responde al cliché de dorados y más dorados ostentosos de dudoso gusto que hay por doquier en la región. A ella y a su hija Al-Mayassa, hermana del actual emir y considerada la mujer con más poder del mundo en círculos artísticos, se le atribuye la elección de la mayoría de las interesantes y numerosas obras de arte presentes en el aeropuerto de Hamad. Una de las más emblemáticas es sin duda el famoso Oso Lámpara del artista suizo Urs Fischer. Un selfie casi obligado en uno de los iconos de la ciudad, una escultura XXXL que aporta una nota tierna en estos lugares tan transitados e impersonales que son los aeropuertos. Esa era precisamente la idea al adquirir la obra y situarla en el corazón del aeródromo: dar un poco de calidez al globalita del siglo XXI. Y lo consiguieron.
La mano que mece esa cuna llena de buen gusto aporta, en efecto, cierta calidez y un toque femenino. Y mucha sostenibilidad. La jequesa se siente especialmente orgullosa de su respaldo al céntrico barrio de Msheireb, en Doha, que pasa por ser uno de los desarrollos urbanísticos más sostenibles e «inteligentes» del mundo: todo energías renovables, energéticamente autosuficiente. Su gran plaza será uno de los puntos neurálgicos del mundial y en una de las zonas más atractivas e interesantes de la ciudad. De un tamaño similar a la de San Marcos, es un prodigio de la técnica: dispone de uno de los techos retráctiles más grandes del mundo y un sofisticado sistema de ventilación por aire frío capaz de bajar la temperatura unos veinte grados. En uno de los flancos de la plaza se sitúa el hotel Mandarin-Oriental (mismo grupo que el Ritz de Madrid), uno de los mejores hoteles de la ciudad en el que (se dicen extraoficialmente) la jequesa Moza está detrás de los numerosos guiños a la tradición qatarí. En él trabajaron un buen número de grandes artesanos y son numerosos los ornamentos hechos a mano, como las fascinantes paredes realizadas en marquetería de paja en forma de pequeños abanicos, emblema de la prestigiosa marca hotelera.
Hotel Mandarin Oriental de Doha

Hotel Mandarin Oriental de Doha

No es el único proyecto en el que queda patente que su refinado y sofisticado gusto va más allá de su atuendo personal, de su conocida afición por el arte moderno y del apoyo a las tradiciones culturales de su país. De todo ello hace gala en su cuenta de Instagram, con más de 800.000 millones de seguidores. Gran defensora de la moda local, se le atribuye el espacio dedicado a la misma que hay junto al famoso museo Nacional de Qatar. Un espacio firmado igualmente por Jean Nouvel, Wahda, que así se llama, es seguramente una de las tiendas más elegantes del mundo.
Zulal wellness

Zulal wellness

Su último proyecto en asuntos de hospitalidad ha abierto hace unos meses en pleno desierto. Se trata de un wellness resort dedicado al bienestar físico y espiritual, a recuperar el equilibrio en plenas dunas, capaz de mezclar las tradiciones de los nómadas del desierto con lo mejor de la cultura de extremo oriente. Esta nueva joyita en materia de cuidados personales se llama Zulal y responde a una colaboración con Chiva-Som, una de las firmas tailandesas con más prestigio en el mundo del cuidado personal. Un programa único en el mundo con tratamientos de 3 hasta 15 días para rejuvenecer, cargar las pisas y olvidarse del mundo en medio del desierto. Y si encima nos garantizan volver con el aspecto saludable, elegante y equilibrado de la jequesa Moza, ¿qué más podemos pedir?
Comentarios
tracking