Fundado en 1910

16 de julio de 2024

Bertín Osborne, en una imagen de archivo

Bertín Osborne, en una imagen de archivoGTRES

Gente

La situación económica de Bertín Osborne: ahogado por las deudas y con su herencia hipotecada

El artista se enfrenta a dificultades financieras que se suman a la controversia sobre su paternidad

Bertín Osborne ha vuelto a acaparar titulares recientemente, esta vez mezclando noticias positivas con desafíos personales. El miércoles 12 de junio, él y Gabriela Guillén emitieron un comunicado conjunto anunciando un acuerdo para asegurar el bienestar de su hijo, nacido el 31 de diciembre pasado. Este gesto pone fin a meses de especulaciones y disputas públicas entre ambos progenitores.

Sin embargo, ahora la atención se centra en la situación financiera de Bertín Osborne, quien a sus 69 años enfrenta desafíos económicos considerables a pesar de sus brillantes cuatro décadas como cantante y su éxito como presentador de Mi casa es la tuya.

Según Luis Pliego, director de la revista Lecturas, la finca de Osborne en Sevilla, valorada en cuatro millones de euros y con una extensión de 49 hectáreas y 2.100 metros cuadrados construidos, está hipotecada por 4.5 millones y tiene una deuda adicional de casi medio millón de euros con Hacienda. Esta carga financiera no solo representa un riesgo para su patrimonio, sino que también podría impactar el legado que desea dejar a sus hijos.

La finca en cuestión es crucial dentro de su patrimonio, siendo la propiedad más valiosa y con un significado sentimental profundo para él. «Tuvo a la venta esta casa mucho tiempo y no lograba venderla. Ha ido hipotecando partes», explicó el colaborador. Es en este lugar donde Bertín ha vivido algunos de los momentos más significativos de su vida, compartidos con su familia en entornos llenos de olivares, cuadras para caballos y diversas instalaciones para el ganado.

Según los registros de Idealista, en abril de 2014 la propiedad fue listada por 8 millones de euros, pero no se concretó la venta. En concreto, se puso en el mercado a través de la inmobiliaria de lujo Gilmar. Las imágenes publicadas revelan espacios impresionantes como salones majestuosos, amplios comedores, una bodega, una capilla y un jardín que alberga una piscina y una pista de pádel. Además, incluye una casa para invitados con dos dormitorios y una casa de guardeses con tres dormitorios, dos baños y un edificio destinado a oficinas. Completando la propiedad están las cuadras de caballos con 14 boxes y varias naves para el ganado.

Finca Bertín Osborne

La propiedad fue listada en 8 millones de euros, pero ahora se vende por la mitadIdealista

La reducción en el valor de la finca de de 8 millones, de hace 10 años, a los 4 millones de ahora, puede atribuirse al largo período en que la propiedad ha estado en el mercado sin encontrar un comprador. Este tiempo prolongado ha llevado a ajustes en el precio para alinearse mejor con las expectativas de los compradores y las condiciones actuales del mercado inmobiliario.

¿Cómo ha llegado a su situación actual?

La enmarañada complejidad de esta situación financiera encuentra su raíz en múltiples factores. Bertín Osborne, a lo largo de los años, había manejado con maestría su imagen pública, diversificando sus ingresos con negocios propios, inversiones inmobiliarias y lucrativas colaboraciones publicitarias. Sin embargo, el reciente torbellino legal y mediático en torno a la paternidad de su hijo ha desgarrado su reputación, socavando sus oportunidades profesionales.

De hecho, los conciertos recientes de Bertín han visto una desoladora disminución en la asistencia, y los contratos publicitarios que solían ser su fortaleza ahora le dan la espalda, reflejando una alarmante caída en su popularidad y rentabilidad. El día después de su anuncio público sobre la paternidad, se vio obligado a cancelar un concierto, esgrimiendo problemas técnicos como excusa, aunque se informó que las gradas estaban casi desiertas.

El periodista de Tarde Ar sentencia con gravedad: «La controversia relacionada con la paternidad no reconocida de su hijo ha desatado una avalancha de cancelaciones de compromisos profesionales. En su último concierto, la asistencia fue escasísima y varias campañas publicitarias se esfumaron. Bertín está viviendo en carne propia cómo una mala imagen puede devastar severamente su carrera.»

Comentarios
tracking