01 de julio de 2022

El canciller alemán, Olaf Scholz

El canciller alemán, Olaf ScholzEuropa Press

70 días de guerra en Ucrania

Ucrania define a Scholz como «salchicha malcriada» por negarse a visitar Kiev

El embajador ucraniano en Berlín criticó la indecisión del canciller, y su enfado por un asunto superficial

Duras palabras de Ucrania contra Olaf Scholz, líder de Alemania y sucesor de Angela Merkel. Su comportamiento indeciso y supuesta mano blanda incitaron a que el embajador ucraniano en Berlín denunciase su actitud, sin escatimar en insultos: tachó al canciller de «leberwurst malcriado», entre otros.
Desde el inicio de la invasión rusa, el pasado 24 de febrero, Ucrania protesta continuamente por la falta de iniciativa alemana, llegando incluso a sugerir que Berlín no está ayudando lo suficiente. Piden con urgencia que se envíen más tanques y artillería, y que Alemania se comprometa a prohibir las importaciones de gas y petróleo ruso en la Unión Europea.
Pero el nuevo episodio, que enfrentó al canciller del Bundestag contra el embajador Andrij Melnyk, tiene un cariz personal.
Todo empezó cuando Scholz se negó a visitar Ucrania. ¿La razón? Recientemente, el Gobierno de Zelenski había des-invitado a Frak Steinmeier, presidente de Alemania, de un viaje a Kiev (Steinmeier no guarda buena relación con los ucranianos, por su laxitud con Rusia).
«No pueden hacer eso. No puede ser que, cuando un país ha suministrado tanto apoyo militar y económico, necesario para las garantías de seguridad que serán importantes para Ucrania en un futuro, digan: pero el presidente no puede venir», denunció Scholz ante la cadena ZDF, emisora de radio alemana.

Esta es la guerra de aniquilación más brutal desde los ataques nazis a Ucrania. No es el patio de un colegioAndrij Melnyk, embajador ucraniano en Berlín

La respuesta de Andrij Melnyk, según el periódico británico The Times, fue cortante. Describió la actitud de Scholz como «poco estadista» y calificó al líder de «leberwurst malcriado», aludiendo a ese embutido de hígado tan popular en la zona. En Alemania, la expresión se refiere popularmente a aquel que se ofende innecesariamente.
«Esta es la guerra de aniquilación más brutal desde los ataques nazis a Ucrania. No es el patio de un colegio», agregó Melnyk, irritado.

Ucrania contra Steinmeier

La profunda enemistad entre Ucrania y Steinmeier es de conocimiento público. Al fin y al cabo, durante sus dos legislaturas como Ministro de Exteriores de Angela Merkel, el ahora presidente representó los intentos de Alemania de preservar su relación especial con Rusia.
La tensión es tal que Steinmeier y Melnyk se evitan: ambos se escaquean de galas y conciertos a los que saben que asistirá el otro.
Pero una fuente del Bundestag explicó a The Times el porqué de esta actitud laxa respecto a Rusia, presente incluso ahora, de cierta manera, mientras se desarrolla la guerra. Por lo visto, Scholz estaría adoptando una perspectiva a largo plazo del enfrentamiento contra Moscú, ya que prevé que durará años. Por eso, le parece imprudente cortar del todo los lazos.

¿El apoyo alemán?

Con todo, Olaf Schoz insiste en que Alemania está «firmemente junto a Ucrania». Ya ha suspendido de manera indefinida el Nord Stream 2, el gasoducto que transportaría gas ruso a Alemania. También mandó armamento a Ucrania, incluyendo 50 cañones antiaéreos blindados Gepard. Además, su país se ha comprometido con el embargo europeo al petróleo de Rusia.
Adicionalmente, Berlín se está preparando para mandar a Ucrania siete obuses Panzerhaubitze 2000, un tipo de artillería con un alcance de 25 millas. Será una especie de sacrificio por parte del ejército alemán, ya que, según informó el periódico Die Welt, los generales se están quejando de que no tienen tantos como para ir regalándolos.
Sin embargo, dentro del propio país se pide que Scholz haga más por Ucrania. Friedrich Merz, líder de la oposición (el CDU de Merkel), acusó al canciller de «cobardía» e «indecisión» durante un debate la semana pasada.
De hecho, el demócrata cristiano tomará las riendas del asunto al visitar él mismo Kiev esta semana, y reunirse con el presidente Volodimir Zeleneski en la capital. Aunque no queda claro si acudirá con o sin invitación.
Comentarios
tracking