Fundado en 1910

22 de julio de 2024

El primer ministro de Hungría Viktor Orban durante su visita al expresidente Donald Trump en Florida

El primer ministro de Hungría Viktor Orbán, junto al expresidente de Estados Unidos, Donald Trump, en FloridaZoltan Fischer / AFP

«Make Europe Great Again»: Orbán hace a su imagen y semejanza el eslogan de Trump para la UE

Hungría asume, el próximo 1 de julio, la presidencia rotativa del Consejo de la Unión Europea y, este martes, ha presentado sus siete prioridades para los próximos seis meses

Hungría ya ha iniciado la cuenta atrás. Faltan 13 días para que el país ostente la presidencia del Consejo de la Unión Europea. El socio díscolo del club comunitario obtendrá su cuota de poder en Bruselas, en un momento de vital importancia, ya que, durante estos meses y tras las elecciones europeas del pasado 9 de junio, se repartirán los «top jobs» o altos cargos de las diferentes instituciones de la UE.

Hungría sabe que sus movimientos se analizan al detalle en Bruselas, el presidente húngaro, Viktor Orbán, mantiene una relación más bien tensa con el resto de los mandatarios europeos. Acostumbrado a las críticas, su inicio de mandato al frente del Consejo de la UE no podía estar exento de polémica y, para mantener la tradición, ha optado por hacer un guiño al expresidente de Estados Unidos, Donald Trump.

«Make Europe Great Again», o MEGA, ha sido el eslogan elegido por el país centroeuropeo para lanzar la presentación de su presidencia. Una frase que replica al lema utilizado por el magnate estadounidense en su campaña presidencial del 2016, en la que salió vencedor frente a la candidata del Partido Demócrata, Hillary Clinton.

«Make America Great Again», abreviado como MAGA, encumbró a un outsider de la política como Trump hasta la presidencia de la primera potencia mundial. Un hito que pretende reeditar en las elecciones presidenciales estadounidenses del próximo mes de noviembre contra el mismo contrincante de antaño, Biden. Trump y Orbán son viejos conocidos y podría decirse que hasta amigos, aunque en política nunca se sabe.

El eslogan húngaro, sin embargo, levanta ampollas en Bruselas. Trump nunca mostró especial interés en la Unión Europea durante su mandato. Fue con él en la Casa Blanca cuando Bruselas y Washington iniciaron una guerra comercial con la imposición de aranceles. Durante los cuatro años de la Administración Trump, Europa y Estados Unidos estuvieron más lejos que nunca. De hecho, el primer objetivo del Ejecutivo de Biden fue recomponer la maltrecha relación con Bruselas.

Más allá del guiño a Trump, Hungría ya ha presentado sus prioridades de cara a los próximos seis meses al frente del Consejo de la UE. «Hungría toma el relevo en un momento muy difícil. Hay una guerra en nuestra vecindad que amenaza con lastrar nuestra competitividad frente a nuestros competidores, así como la sensación de inseguridad y la inmigración ilegal», ha destacado el ministro de Asuntos Europeos del país, János Boka, antes de presentar el programa.

En este sentido, Boka ha enumerado siete prioridades: mejorar la competitividad, fortalecer la política de defensa común, abordar la inmigración ilegal, una política agrícola de la UE centrada en la economía, impulsar las políticas de cohesión y abordar los problemas demográficos que acusa el Viejo Continente.

Para el logotipo, el Ejecutivo húngaro ha optado por utilizar un invento húngaro mundialmente conocido, el Cubo Rubin, de Ernő Rubik, y que este año celebra su 50º aniversario. Hungría apunta que este cubo simboliza «el ingenio, la creatividad, el pensamiento estratégico y la sofisticación de la nación húngara». Asimismo, aseguran, desde la página web oficial de la presidencia húngara del Consejo de la UE, que para completar el cubo «se requiere perspicacia estratégica, paciencia, disciplina y precisión, cualidades todas ellas esenciales para la Presidencia húngara del Consejo de la Unión Europea».

Comentarios
tracking