Fundado en 1910

16 de julio de 2024

Se pesa a un niño durante una consulta del programa terapéutico ambulatorio en el centro de nutrición integrado Patient Helping Fund, situado en el campo de desplazados internos de Abu Shock, en Darfur septentrional, Sudán

Se pesa a un niño durante una consulta del programa terapéutico ambulatorio en el centro de nutrición integrado Patient Helping Fund, SudánEuropa Press

Más de cinco millones de niños murieron antes de cumplir cinco años en 2021

La ONU valora positivamente la disminución de los fallecimientos en todas las edades a nivel mundial desde el año 2000

Las cifras son escalofriantes pero reales. Cada día mueren niños en nuestro planeta, y un número bastante superior al que nos podemos imaginar. En 2021, 2,1 millones de niños y jóvenes de entre 5 y 14 años perdieron la vida en 2021 y más de cinco millones de niños murieron antes de cumplir los cinco años.

De la misma forma, 1,9 millones de bebés nacieron muertos durante el mismo periodo, resaltando que todas estas muertes podrían haberse evitado con un acceso equitativo y una atención sanitaria materna, neonatal, infantil y adolescente de alta calidad.

Son las conclusiones de un informe emitido por el Grupo Interinstitucional de Naciones Unidas para la Estimación de la Mortalidad Infantil (IGME), «Cada día, demasiados padres se enfrentan al trauma de perder a sus hijos, a veces incluso antes de que respiren por primera vez», ha resaltado la directora de la División de Análisis de Datos, Planificación y Seguimiento de UNICEF, Vidhya Ganesh.

Sin embargo, también se muestran algunos datos positivos, como una disminución de las muertes en todas las edades a nivel mundial desde el año 2000 y un descenso de los fallecimientos de menores de cinco años en un 50 por ciento desde principios de siglo.

Desde la ONU recalcan también que los avances se han reducido de forma significativa desde el año 2010 y que 54 países no alcanzarán la meta de los Objetivos de Desarrollo Sostenible relativa a la mortalidad de menores de cinco años, según recalca el documento. En caso de que no se tomen medidas rápidas, el organismo advierte que 59 millones de niños y jóvenes morirán antes de 2030, y casi 16 millones de bebés nacerán muertos.

El informe también detalla que las probabilidades de supervicencia de los niños continúan siendo variables en según el país en el que nazcan. Aunque en el África subsahariana se produjeron solo el 29 por ciento de los nacimientos vivos del mundo, la región fue responsable del 56 por ciento de todas las muertes de menores de cinco años en 2021. Mientras, en Asia meridional se producen el 26 por ciento del total.

«Los niños de todo el mundo necesitan sistemas sólidos de atención primaria de salud que satisfagan sus necesidades y las de sus familias, para que –independientemente de dónde nazcan– tengan el mejor comienzo y esperanza para el futuro», ha agregado.

Comentarios
tracking