10 de agosto de 2022

Volcán de Tonga

AFP

Ciencia

La erupción de Tonga fue la mayor explosión registrada

Superior incluso a cualquier prueba de bomba atómica realizada tras la Segunda Guerra Mundial.

La explosión consecuencia de la erupción del volcán de Tonga en enero fue la mayor jamás registrada en la atmósfera por la instrumentación moderna, superior incluso a cualquier prueba de bomba atómica realizada tras la Segunda Guerra Mundial.
Un equipo de investigadores de la Universidad California Santa Bárbara ha llegado a esta conclusión después de categorizar las ondas atmosféricas de la erupción, una de las más fuertes registradas hasta la fecha desde el Krakatoa en 1883.
Actualmente, los científicos tienen acceso a una importante variedad de instrumentos terrestres y especiales para detectar y monitorizar estos eventos. La explosión en Tonga provocó todo tipo de ondas de presión atmosférica que se propagaron hasta a 10.000 kilómetros de distancia.
Incluso la red global del Tratado de Prohibición de Pruebas Nucleares captó señales de infrasonidos, frecuencias por debajo de lo que los humanos son capaces de escuchar.
Según este organismo, los datos registrados muestran que el volcán de Tonga creó una onda de presión atmosférica similar a la producida por la bomba del Zar –detonada por los soviéticos en 1961– pero duró cuatro veces más.
La investigación gira sobre las perturbaciones de las conocidas como ondas Lamb, que se propagan a la velocidad del sonido y son no dispersivas, por lo que son detectables durante mucho tiempo. En el caso de Tonga, las ondas producidas dieron la vuelta a la Tierra al menos cuatro veces.
Cuando estas ondas chocaron las olas del océano generarlo un tsunami, no solo en el Pacífico, sino también en el Atlántico y el Mediterráneo.
Comentarios
tracking