Fundado en 1910

12 de junio de 2024

Los agujeros negros también representan, junto al Big Bang, un ejemplo de una «última frontera» del conocimiento humano

Recreación de un agujero negroPixabay

Descubren que algunos agujeros negros disparan rayos al espacio en distintas direcciones

Tardan, eso sí, millones de años en virar el objetivo

Observaciones con el telescopio espacial de rayos X Chandra de la NASA han revelado que enormes agujeros negros disparan potentes rayos de partículas al espacio y luego cambian su objetivo.

Utilizando también el telescopio Very Long Baseline Array (VLBA) del NRAO (National Radio Astronomical Observatory), un equipo de astrónomos observó 16 agujeros negros supermasivos en galaxias rodeadas de gas caliente y estudiaron las direcciones de los haces (también conocidos como chorros) de partículas disparadas a unos años luz de los agujeros negros. Esto les da a los científicos una imagen de hacia dónde apunta actualmente cada rayo, visto desde la Tierra. Cada agujero negro dispara dos rayos en direcciones opuestas.

Luego, el equipo utilizó los datos de Chandra para estudiar pares de cavidades, o burbujas, en el gas caliente que se crearon en el pasado cuando los rayos empujaban el gas hacia afuera. La ubicación de las grandes cavidades exteriores indica la dirección en la que apuntaban esos rayos millones de años antes. Luego, los investigadores compararon las direcciones de los haces de radio con las direcciones de los pares de cavidades.

Como en 'Star Wars'

«Descubrimos que alrededor de un tercio de los rayos ahora apuntan en direcciones completamente diferentes a las anteriores», dijo en un comunicado Francesco Ubertosi de la Universidad de Bolonia en Italia, quien dirigió el estudio. «Estos agujeros negros de la 'Estrella de la Muerte' giran y apuntan a nuevos objetivos, como la estación espacial ficticia de Star Wars».

Los datos de rayos X y radio indican que los rayos pueden cambiar de dirección en casi 90 grados en algunos casos, y en escalas de tiempo de entre un millón de años y unas pocas decenas de millones de años.

«Teniendo en cuenta que estos agujeros negros probablemente tengan más de 10.000 millones de años», dijo el coautor Gerrit Schellenberger del Centro de Astrofísica | Harvard & Smithsonian (CfA), «consideramos que un gran cambio de dirección en unos pocos millones de años es rápido. Cambiar la dirección de los rayos del agujero negro gigante en aproximadamente un millón de años es análogo a cambiar la dirección de un nuevo 'crucero de batalla' en unos pocos minutos».

Los científicos creen que los rayos de los agujeros negros y las cavidades que estos crean juegan un papel importante en la cantidad de estrellas que se forman en sus galaxias. Los rayos bombean energía al gas caliente dentro y alrededor de la galaxia, evitando que se enfríe lo suficiente como para formar una gran cantidad de nuevas estrellas. Si los rayos cambian de dirección en grandes cantidades, pueden frenar la formación de estrellas en áreas mucho más grandes de la galaxia.

«Estas galaxias están demasiado distantes para saber si los rayos de los agujeros negros de la Estrella de la Muerte están dañando las estrellas y sus planetas, pero estamos seguros de que, en primer lugar, están impidiendo que se formen muchas estrellas y planetas», dijo el coautor Ewan O' Sullivan, también de CfA.

Los astrónomos calculan que, solo en la Vía Láctea, el número de agujeros negros podría oscilar entre 10 millones y 1.000 millones.

Temas

Comentarios
tracking