Fundado en 1910

23 de abril de 2024

Shambala es la última película del Festival de Berlín

Shambhala es la última película del Festival de Berlín

Cine

Festival de Berlín: Final sin pena ni gloria

Es la primera película nepalesa en aparecer en la Berlinale

Como último filme en concurso del 74o. Festival Internacional de Cine de Berlín, el seleccionador Carlo Chatrian no encontró nada mejor que invitar por primera vez a la casi inexistente cinematografía nepalesa con Shambhala, una historia de autoconciencia y liberación femenina. Lo firma Min Bahadur Bham que, aunque tiene apenas 40 años, ya ha sido productor, director y guionista desde 2012 de tres largometrajes y para este su cuarto ha movido cielo y tierra, reuniendo capitales de Francia, Noruega, Hong Kong, China, Taiwán, Turquía, Qatar y Estados Unidos además de suyos propios.
Tal vez haya sido inevitable que este filme, que cuenta la historia de una mujer, acusada por el pueblo de adulterio y que parte en busca de su marido que la ha repudiado para afirmar su inocencia, sea más que nada un desfile de ritos, costumbres y paisajes para goce y conocimiento de un público foráneo. Y en efecto en este pueblo perdido del Himalaya, que vive aparentemente de recursos agropecuarios como yaks, cabras y ovejas, existe la costumbre de casar a una mujer con todos los hermanos de una familia, seguramente para evitar la multiplicación de personas en una misma vivienda.
Esto es lo que ocurre con la joven Pema, que se une carnalmente con su primer marido, Tashi, mientras, convenientemente para la trama, el segundo, Karma, es un monje budista, votado a la castidad, y el tercero, Dawa, es un niño (nunca sabremos que pasa cuando todos los hermanos están en edad de procrear). Todo entraría en la normalidad si no fuera porque en el pueblo corre el rumor de que el padre del bebé que Pema lleva en su cuerpo no es Tashi sino el maestro del pueblo, Ram Sir, lo que hace que el primer marido resuelvan no volver a casa.
Pema iniciará un viaje en busca de él, acompañado por Karma y, gracias a ello, descubriremos otros ritos y ceremonias de la tribu, como una ceremonia fúnebre, un casamientos, una fiesta de caballos, además de nuevos paisajes del Himalaya, por lo que el viaje turístico se terminará con la decisión de Pema de vivir su propia vida contra el deseo de Tashi de que aborte (al sexto mes?) y tener un segundo bebé con la seguridad de que sea suyo. Prescindiendo del pintoresquismo, el filme de clausura es un simple melodrama que se alarga desmesuradamente por tres horas y su selección, como muchos otros del concurso, es uno de los insondables misterios de este 74a. edición.
Comentarios
tracking