Fundado en 1910

19 de mayo de 2024

'El Mono' Burgos, durante su polémica intervención

'El Mono' Burgos, durante su polémica intervenciónMovistar Plus+

La semana de la tele

La polémica tarjeta roja para 'El Mono' Burgos

El ex portero ha sido despedido por Movistar Plus+ por un comentario sobre Lamine Yamal

A Germán Burgos lo han despedido de Movistar Plus+ «por un desafortunado comentario». Así se ha publicado en multitud de medios. Pese al consenso generalizado, la jugada merece ser revisada en la moviola.
Primero, los hechos. El extraordinario futbolista Lamine Yamal, del Barça, estaba calentando en el campo del PSG. En Noche de Champions (Movistar Plus+) lo mostraron mientras exhibía un gran dominio del balón, haciendo lo que Maradona –al que apodaban «barrilete cósmico» sin que conste que se molestase jamás– denominaba «jueguitos». En el plató estaban la presentadora Susana Guasch y tres ex futbolistas: Gerard López, Jorge Valdano (al que Butano creía insultar cuando lo llamaba «rapsoda») y Germán Burgos –al que apodan «El Mono» sin que conste que se haya molestado jamás–.

Lo que ocurrió

«Ojo, si no le va bien, termina en un semáforo», soltó Burgos, asombrado por la habilidad del extremo. Hubo risas en el plató. Al parecer, solo en el plató, porque fuera se armó la mundial. Todos, con El Mono a la cabeza, fueron acusados de racistas y/o clasistas. Por supuesto, no podía faltar el recurrente «fachas». La frase del ex portero y ex segundo entrenador del Atlético de Madrid era una referencia a los malabaristas que actúan en los semáforos, un grupo heterogéneo que, al menos que se sepa (no descartemos que, tras la polémica, haya algún ministerio trabajando ya en un sesudo informe sobre este particular), no se asocia con ningún tipo de colectivo, nacionalidad o color de piel.
El ruido llegó a los jugadores del Barça, que en señal de protesta no quisieron hablar para Movistar Plus+ en el post partido, castigo que secundaron los del PSG. Esa misma noche, El Mono Burgos se vio obligado a aclarar sus palabras, a realizar algo parecido a una rectificación: «Ojalá hubiese tenido yo la calidad que tiene este chico. Fue un comentario sin tratar de herir a nadie. Al contrario, es una cosa que nosotros hablamos de fútbol, nada más. Si alguien se sintió ofendido pido disculpas públicas. En estas épocas hay que adaptarse a todo y en eso estamos». A la mañana siguiente publicó un nuevo comunicado: «Al hacer mi comentario elegí hacer un chiste sobre la calidad y halagar las virtudes, en ningún caso fue sobre ninguna etnia ni clase social». No bastó, la masa ya se había pronunciado y había extendido el pulgar hacia abajo.

La condena de Movistar Plus+

De entrada, Movistar Plus+ condenó «cualquier tipo de discriminación» y anunció «las medidas oportunas para garantizar que estos hechos no vuelvan a producirse». Horas después, sacó la roja a Burgos: «Movistar Plus+ y Germán 'El Mono' Burgos dejarán de colaborar con carácter inmediato en los programas de la plataforma y se apercibirá a los presentadores del espacio donde se produjeron estos comentarios». Así es en aplicación de su «política de tolerancia cero con cualquier comportamiento discriminatorio».
¿Pero fue un «comportamiento discriminatorio»? Para humoristas de generaciones tan dispares como Dani Mateo o Pedro Ruiz la respuesta es no. Ambos han salido en defensa de Burgos y del sentido común.

La serie 'Bellas Artes'

Justo esta semana Movistar Plus+ ha estrenado la serie Bellas Artes. Es magnífica, como otra anterior que hicieron sus creadores (El encargado). El protagonista es el director del español Museo Iberoamericano de Arte Moderno (MIDAM), un hombre ya veterano, de vuelta de todo, al que le importa un carajo el discurso hegemónico, del que abiertamente se mofa. Para entendernos, el personaje se sitúa en el extremo contrario al tan en boga director de museo de arte contemporáneo anclado en lo descolonizador y lo queer. El MIDAM tiene en su exterior una escultura obra de un artista muerto hace 50 años (como Picasso) al que acusan de ser violento con las mujeres. Un grupo que recoge firmas en Internet la vandaliza y exige su retirada. La ministra de Cultura se pone nerviosa por un puñado de comentarios en Internet y acaba ordenando que se quite la cuestionada pieza. «Qué mediocridad, por favor», exclama el director, que defiende que la escultura no tiene culpa alguna y que hay que combatir a «la policía moral», gente «obtusa» que exige la cancelación de la obra de arte.
En el caso de El Mono Burgos fue la policía moral de Twitter y demás redes sociales la que exigió la cancelación del comentarista. Y Movistar Plus+, cual árbitro acongojado por la furia de las gradas, decidió sacar tarjeta roja al argentino y amarilla a Guasch.
Apenas unas horas después de las declaraciones de El Mono Burgos, una mujer del público se convirtió en protagonista de La Resistencia, también en Movistar Plus+.
Grison, el músico que escolta todas las noches a David Broncano y cuyas bromas sobre las drogas son recurrentes, la definió como «la personificación de la cocaína». Todos, desde el presentador al público a la espectadora, se rieron con la ocurrencia, mucho más que Susana Guasch, Valdano y Gerard López. Por decisión directa de La Moncloa, este programa se emitirá la próxima temporada en TVE.
Comentarios
tracking