Fundado en 1910

12 de junio de 2024

Ilustración original de 'El Principito', de Antoine de Saint-Exupéry, publicado por primera vez en 1943

Ilustración original de 'El Principito', de Antoine de Saint-Exupéry, publicado por primera vez en 1943

'El Principito' de Saint-Exupéry cumple 80 años: estas son sus diez frases más célebres

El gran clásico del escritor y aviador vende cada año más de 5 millones de ejemplares en todo el mundo y ha sido traducido a más de 500 idiomas y dialectos

El Principito cumple este 2023 nada más y nada menos que 80 años. Un acontecimiento histórico para este fenómeno editorial del autor francés Antoine de Saint-Exupéry que se publicó por primera vez en Nueva York el 6 de abril de 1943 y que continúa siendo un éxito ocho décadas más tarde.

El Principito cuenta la historia de un joven de otro planeta que viaja a través del universo en busca de respuestas: se trata de una fábula mítica y un relato filosófico que interroga acerca de la relación del ser humano con su prójimo y con el mundo, concentrando, con maravillosa simplicidad, la constante reflexión de Saint-Exupéry sobre la amistad, el amor, la responsabilidad y el sentido de la vida.

Se ha convertido en un libro imprescindible para cualquier edad: sus varias capas de lectura permiten ahondar desde los temas más elementales, como la amistad, hasta los más profundos, como la ausencia y el sentido de la vida. Un fenómeno literario indiscutible de fácil alcance para todos los lectores que ha conmovido a niños, jóvenes y adultos gracias a sus vigentes reflexiones sobre las relaciones humanas.

Las mejores frases de 'El Principito'

  • «Sólo se ve bien con el corazón. Lo esencial es invisible a los ojos».
  • «Si vienes, por ejemplo, a las cuatro de la tarde, comenzaré a ser feliz desde las tres».
  • «Si alguien ama a una flor, es suficiente para que sea feliz cuando mira a las estrellas».
  • «Debí haberla juzgado por sus actos y no por sus palabras».
  • «Nunca en su vida había renunciado a una pregunta, una vez que la había formulado».
  • «Si logras juzgarte bien a ti mismo eres un verdadero sabio».
  • «La autoridad reposa, en primer término, sobre la razón».
  • «Cuando el misterio es demasiado impresionante no es posible desobedecer».
  • «Los vanidosos no oyen sino las alabanzas».

El Principito es uno de los grandes fenómenos editoriales: vende cada año más de 5 millones de ejemplares en todo el mundo y ha sido traducido a más de 500 idiomas y dialectos. Está considerado el mejor libro francés del siglo XX. Además, el 29 de junio de cada año se celebra el Día de El Principito, en homenaje a su autor Antoine de Saint-Exupéry, que nació ese día en 1900 en Lyon, Francia.

La aviación, la gran pasión del autor

Antoine de Saint-Exupéry nace en Lyon el 29 de junio de 1900 en el seno de una antigua familia aristocrática. Tras recibir educación en diversos colegios religiosos, al término de sus estudios secundarios intenta entrar en la Escuela Naval, pero no aprueba los exámenes de ingreso. En 1920 cumple el servicio militar en la Fuerza Aérea, y a partir de entonces la aviación se convierte en la gran pasión de su vida.

Su primer cuento ve la luz en 1926, el mismo año en que comienza su carrera de piloto en la compañía Latécoère. Poco después es destinado a Cabo Juby, donde escribe su primera novela, Correo del sur (1928). De África se traslada a Sudamérica con el encargo de establecer nuevas líneas comerciales. Allí concluye Vuelo nocturno, que se publica en 1931 con enorme éxito y obtiene el premio Femina.

El escritor y aviador Antoine de Saint-Exupéry

El escritor y aviador Antoine de Saint-Exupéry

A partir de 1935, Saint-Exupéry trabaja como corresponsal de los periódicos Intransigeant y Paris Soir en Rusia y España, y con su avión Simoun participa en diversos raids como el París-Saigón y el Nueva York-Tierra del Fuego. Todos estos recuerdos, acumulados en diez años de vida aventurera, los vuelca en su novela Tierra de hombres (1939).

A los pocos meses, desatada la Segunda Guerra Mundial, combate como piloto de reconocimiento y, tras la caída de Francia, se instala en Nueva York. En la gran ciudad norteamericana escribe Piloto de guerra (1942), fruto de sus experiencias durante la contienda, y El Principito (1943), cuento infantil de gran originalidad que lo hizo universalmente famoso y que se convirtió en uno de los fenómenos literarios más importantes del siglo XX. Muy pronto se reincorpora al servicio activo en el norte de África, donde escribe una obra de reflexiones filosóficas y políticas titulada Ciudadela, que sería publicada póstumamente (1948).

El 31 de julio de 1944, Antoine de Saint-Exupéry despega de un campo de aviación de Córcega para cumplir una misión de la que no regresaría jamás. Falleció ese mismo día, dejando tras de sí no sólo un importantísimo legado literario, sino humano, reflexivo y trascendente.

Comentarios
tracking