Fundado en 1910

19 de abril de 2024

Cientos de personas con banderas durante una manifestación contra la amnistía frente a la sede del PSOE en Ferraz

Cientos de personas con banderas durante una manifestación contra la amnistía frente a la sede del PSOE en FerrazEP

El Debate de las Ideas

NN- Ferraz, ¿anécdota o episodio histórico?

Si quienes se propongan en el futuro recoger el guante lanzado por un grupo de ciudadanos espontáneamente en la calle Ferraz saben formular adecuadamente, Ferraz dejará un reguero fecundo que habrá sido capaz de influir en el proceso político español de los próximos años

Han pasado ya algunas semanas del otoño - invierno caliente que desembocó en varios días de manifestaciones espontáneas en la calle Ferraz ante la sede del Partido Socialista Obrero Español para protestar por la ley de Amnistía. Manifestaciones que después han tenido su principal continuidad con la celebración del Rosario ante el santuario del Inmaculado Corazón de María en ese mismo punto. Manifestaciones en las que se han producido tanto momentos cómicos como polémicos (como la piñata de Año Nuevo en la misma calle con el linchamiento popular al muñeco o pelele representando al presidente del Gobierno). Pasados unos días, creo que es necesario llevar a cabo un ejercicio de reflexión y asentar algunas ideas sobre el fenómeno producido, y sobre cómo ese fenómeno podría germinar de manera estable y sólida de algún modo en el futuro.
En primer lugar, habrá que ver en qué acaban las responsabilidades policiales. Si el procedimiento abierto ante los juzgados de instrucción de la capital de España, por las posibles responsabilidades de la Delegación del Gobierno en la utilización de gases lacrimógenos y en la represión policial excesiva a los manifestantes, terminase en algún tipo de condena, sería el primer gran caso de represión policial a los detractores del PSOE desde que el régimen del 78 es régimen. Eso podría elevar el valor mítico de la protesta y darle a Ferraz un hueco en la historia.
Decenas de personas rezan durante una manifestación contra la amnistía frente a la sede del PSOE en Ferraz

Decenas de personas rezan durante una manifestación contra la amnistía frente a la sede del PSOE en FerrazEP

Para más allá del hueco trágico, y en segundo lugar, hay que ir a entraña de lo que se ha producido. Y la entraña de lo que se ha producido es más bien un movimiento espontáneo de una serie de personas que, más allá de protestar contra la ley de amnistía, querían mostrar su insatisfacción con el conjunto del sistema. Siendo que el sistema es profundamente partitocrático, enseguida se ha querido instrumentalizar lo ocurrido en Ferraz por parte de los partidos políticos: ya sea desde un lado, intentando reivindicarlo y atraer el voto de los simpatizantes con las manifestaciones de Ferraz; ya sea desde el otro, queriendo magnificar las mismas para utilizarlas como pretexto en la continuación de las políticas del Gobierno progresista.
Sin embargo, quienes estuvieron en Ferraz afirman que el ambiente fraterno que allí se respiraba era algo más que una disputa entre partidarios y detractores canalizados a través de los partidos políticos (en los términos previstos por la Constitución). No podemos olvidar que, de media, en la mayor parte de las elecciones viene absteniéndose 1/3 o más de la población con derecho a voto. Y de alguna manera Ferraz ha representado no solo a los que votan sino también a los que no lo hacen. Y el ambiente era variado y plural, más plural de lo que los partidos son capaces de representar. Y por tanto una lectura adecuada de lo ocurrido en Ferraz requeriría ver, no sólo a quienes, organizados a través de los partidos políticos con representación institucional, han querido defender el régimen del 78 frente al proceso independentista catalán y las consecuencias en el mismo de la ley de amnistía; sino también a todos aquellos que quieren recordar la insuficiencia del régimen del 78 para la construcción de la nación y la limitación de los partidos políticos. Y entonces habrá que atender un poco más a qué reforma constitucional sería necesaria, para representar adecuadamente a quienes intervinieron en las protestas en la calle Ferraz.
Manifestación en Ferraz del 17 de noviembre de 2023

Manifestación en Ferraz del 17 de noviembre de 2023EFE

Y es que estas protestas, si quieren tener éxito a medio plazo deberían ser capaces de centrarse en propuestas determinadas. Reformas concretas tendentes a canalizar el espíritu de lo que allí se reclamaba. Pensemos, por ejemplo, en los desequilibrios generacionales que produce el actual sistema en perjuicio de los jóvenes, las injusticias que el Estado social derivado del régimen del 78 y la interpretación y aplicación del mismo producen entre quienes trabajan y quienes cobran del Estado (muchas veces más de lo que de lo que ganan los trabajadores que soportan la alta imposición); o bien en el callejón sin salida al que se está llevando a los jóvenes, con un país en el que dada la presión turística y la concentración excesiva en ciertas zonas los precios de la vivienda son altos, a la vez que siendo un país poco industrializado, los salarios son bajos y el derecho a la vivienda proclamado por la Constitución se ha convertido más en un deseo que en una realidad. Propuestas de políticas sobre los problemas económicos que podrían ir acompañadas de propuestas sobre la separación de poderes o incluso sobre el funcionamiento de los órganos políticos del Estado. Pensemos en que el Instituto de Estudios de la Democracia del CEU propuso la elección directa del presidente del Gobierno (que evitaría pactos como los alcanzados por Junts) y que en otros sistemas nada lejanos como el italiano no puede elegirse presidente si no tiene el apoyo conjunto de Congreso y Senado (medida con la cual ni Zapatero ni Sánchez habrían alcanzado la presidencia con la composición del Senado que había cuando fueron elegidos).
Si quienes se propongan en el futuro recoger el guante lanzado por un grupo de ciudadanos espontáneamente en la calle Ferraz saben formular adecuadamente, no tanto una reivindicación del sistema, sino una alternativa al sistema, Ferraz dejará un reguero fecundo que habrá sido capaz de influir en el proceso político español de los próximos años. En caso de que no sea capaz de esto me temo que el «Noviembre nacional» corre el riesgo de quedar en una simple anécdota insusceptible de ser calificada como un 15M de derechas.
Comentarios
tracking