Fundado en 1910

21 de junio de 2024

...

Recientemente, una revista francesa ha descubierto que su editor era un espía de la KGB.

¿Hay espías rusos en la prensa española tal y como se ha descubierto en la francesa?

La revista francesa L’Express descubrió recientemente que Philippe Grumbach, su editor, fue espía de la KGB durante 35 años

La revista francesa L’Express descubrió recientemente que Philippe Grumbach, su exeditor fue espía de la KGB durante 35 años.

Grumbach fue incluso una celebridad que se codeaba con la alta sociedad francesa, con el mundo de la cultura, el cine y las artes.

Al morir en 2003, el ministro de Cultura, Jean-Jacques Aillagon, dijo de Grumbach que había sido «una de las figuras más memorables y respetadas de los medios franceses». Pero también era «Brok», un espía de la Unión Soviética en la sombra de la fama francesa.

Los archivos 'Mitrokhin', llamados así por el comandante que robó miles de páginas de documentos de los soviéticos y los entregó a Gran Bretaña en 1992 lo demuestran.

Entre las miles de páginas de documentos hay perfiles que describen las características de los occidentales que espiaron para la Unión Soviética. Hace varios meses, un amigo de Etienne Girard, editor de Sociedad de L'Express, le contó que un conocido que estaba investigando los expedientes de Mitrokhin había encontrado menciones al semanario francés.

Los documentos decían que un agente llamado «Brok» trabajaba para la KGB y detallaban detalles biográficos que coincidían con los de Philippe Grumbach.

Según declaraciones a la BBC, Girard comenzó a investigar y encontró el nombre de Grumbach escrito en ruso junto a algunas fotografías.

Posteriormente, las cosas se pusieron mucho más serias. «Me puse en contacto con el servicio secreto francés –señaló Girard– para confirmar que »Brok« era efectivamente Grumbach, y las cosas empezaron a agrandarse como una bola de nieve».

...

Un espía bien pagado, pero poco sincero

Nacido en París en 1924 en una familia judía, Grumbach huyó de Francia con su madre y sus hermanos en 1940, el año en que Alemania invadió el país y el mariscal colaboracionista, Philippe Pétain, tomó el poder en Vichy.

Grumbach se unió al ejército estadounidense casi de inmediato y luchó junto a la resistencia en Argelia en 1943. Después de la contienda, se unió a la agencia de noticias AFP, pero renunció poco después en protesta por las acciones del gobierno francés en la guerra de Indochina.

En 1954, Grumbach fue contratado para trabajar en L'Express. A partir de ese momento, empezó a codearse con algunas de las figuras francesas más destacadas del siglo XX, incluidas presidentes, actores y celebridades de la cultura.

Alain Delon e Isabelle Adjani fueron invitados a su boda en 1980, donde la escritora Francoise Sagan y Pierre Berge, cofundador de Yves Saint Laurent, fueron los testigos legales.

Según los archivos de Mitrokhin, sólo entre 1976 y 1978 Grumbach recibió el equivalente a 270.000 euros actuales por sus servicios a la KGB.

Además, muestran que durante las elecciones presidenciales de 1974, Grumbach recibió archivos falsos destinados a crear tensión entre los candidatos presidenciales de derechas.

En cualquier caso, no se sabe qué misiones realizó para la URSS y se empezó a dudar de él. Por eso, a principios de los años 1980, la KGB decidió dejar de relacionarse con él.

La razón es que los agentes de la KGB en París consideraron que Grumbach era «poco sincero» y creían que exageraba sus habilidades para recopilar información.

Comentarios
tracking