Fundado en 1910

16 de junio de 2024

Imagen del Día Internacional de los Museos 2022

Imagen del Día Internacional de los Museos 2022Museo Reina Sofía

La «confusión artística» del Reina Sofía en el Día de los Museos o la diversidad como pérdida de identidad

El Museo madrileño abrió el sábado sus puertas gratuitamente para además ofrecer 50 conciertos con una apuesta por «soliviantar la ortodoxia de los espacios museísticos», según el director de Radio 3, Tomás Flores

Desde las 7 de la mañana hasta las 12 de la noche el Museo Reina Sofía abrió el público el pasado sábado de forma gratuita. El visitante pudo acceder al Museo y además asistir a los 50 conciertos que se dieron durante el día por medio de Radio 3. Fue una celebración cultural por el Día Internacional de los Museos que el director de la pinacoteca, Manuel Segade, anunció el día anterior como la unión de la música y el arte (¿no es ya la música un arte, el mayor de todos ellos como decía Thomas Mann por boca de Gustav von Aschenbach en La muerte en Venecia).

«Disolver los límites»

Una unión que en realidad tiene un objetivo, se va a decir con cautela que «ambicioso», y no necesariamente en un sentido positivo. Es la cantinela habitual del Museo en manos de Segade, donde se pretende que «poco a poco, tanto la música como las artes vivas en general, paulatinamente, puedan ir poblando el museo». La terminología en este caso es fundamental. Una herramienta sin la que no existiría este nuevo discurso que pretende arramblar con toda idea anterior sobre el arte.

Dijo Segade que «lo único que tenemos que hacer es seguir promoviendo ese entrelazamiento entre los diversos tipos de arte. Hoy es muy difícil a veces distinguir dónde empieza una disciplina artística y dónde acaba la otra y creo que eso es fundamental. En ese momento de mezcla y de apertura que disuelve los límites entre las disciplinas, creo que es en donde se mueve la práctica artística y en donde tenemos que estar los museos también».

«Contaminar» el arte

Es decir, no se habla de creación, sino de «entrelazar», favoreciendo la no distinción de las disciplinas artísticas y «disolviendo» sus límites. No es «crear», sino «disolver», como destruir el arte en favor de una supuesta «apertura», o de «soliviantar la ortodoxia de los espacios museísticos», en plena alineación con Segade, según refirió Tomás Flores, director de Radio 3.

«El arte contemporáneo nos lleva de la mano a una transformación en cómo entendemos los museos», afirmó Segade. Es decir, una nueva dosis de la confusión conceptual anunciada para su proyecto en el Reina Sofía: la identidad de género, el multiculturalismo, la «performance», el indigenismo, la descolonización, el feminismo, la colectividad, lo «queer»... El proyecto que hablaba, entre otras «cosas», Segade dixit, de «contaminar» el arte a través de la «paridad», la «vernacularidad» o «la viscosidad de los organismos tentaculares». O de «encuerpar» el arte... la confusión artística (y más allá) por la diversidad que implica una pérdida de identidad... un todo por el que se entiende que más de uno pudo sentir apuro antes de pensar en acercarse el sábado por el Reina Sofía.

Comentarios
tracking