Fundado en 1910

21 de febrero de 2024

Portada de «El general Serrano» de Trinidad Ortuzar

Portada de «El general Serrano» de Trinidad OrtuzarArpegio

'El general Serrano': el hombre y el político

Trinidad Ortuzar utiliza a un personaje trascendental en la vida política del siglo XIX, como fue el general Francisco Serrano para trazar una auténtica radiografía del convulso siglo XIX

Superada ya, por fortuna, la época en la que, por motivos ideológicos, la historia militar no se desarrolló con la normalidad con la que lo hizo en los países de nuestro entorno, la historiografía castrense está en uno de sus mejores momentos. Y esto incluye las biografías de militares célebres como la que acaba de publicar la catedrática Trinidad Ortuzar dedicada al general Francisco Serrano, primer duque de la Torre.
Siguiendo la pauta que marcó el profesor Pabón con su biografía de Francisco Cambo, Ortuzar utiliza a un personaje trascendental en la vida política del siglo XIX, como fue Serrano para trazar una auténtica radiografía del convulso siglo XIX, pero fundamental para comprender la historia política de los siglos posteriores y la configuración del Estado racionalista.
Serrano lo fue todo lo que se podía ser en aquella España en la que la debilidad del sistema político hacía que los partidos buscaran a generales de prestigio para que, mediante el pronunciamiento, acceder y abandonar el poder. El duque de la Torre fue presidente del Gobierno Provisional, Regente del Reino, presidente del Poder Ejecutivo de la República, Gobernador de Cuba Ministro de Estado y, en varias ocasiones, ocupó la cartera de Guerra. Fue, además presidente del Senado, embajador de España en París, jefe de la Unión Liberal y fundador del Partido Izquierda Dinástica, entre otras cosas. Sin embargo, no ha sido una figura muy tratada en la historiografía española.
Portada de «El general Serrano» de Trinidad Ortuzar

dos volúmenes / arpegio

El general Serrano

Trinidad Ortuzar

Trinidad Ortuzar viene a llenar un importante hueco tanto en la historia militar, como en la historia política española. Con un estilo ágil que favorece mucho la lectura, impecable desde el punto de vista de la aplicación del método histórico científico, Ortuzar coloca al personaje biografiado en las cinco etapas en las que divide el siglo XIX. La primera que corresponde al fin del Antiguo Régimen comienza con la guerra de la Independencia y contempla las dos regencias determinadas por la minoría de edad de Isabel II, la de su madre María Cristina de Borbón entre 1833 y 1840 y la del general Espartero los tres años siguientes. Nacido En 1810, Serrano alcanzaba el generalato, por méritos en campaña a la edad de 30 años, entrando en política como diputado por Málaga en las elecciones de 1839.
La segunda etapa corresponde a la llamada Década Moderada y se extiende desde la mayoría de edad de la Reina en 1843, hasta la revolución de 1854, que dio paso al Bienio Progresista. La tercera etapa, que comienza en 1854, se da por terminada con la revolución septembrina de 1868, en la que Serrano, junto con Prim y el almirante Topete son las principales figuras. Protagonismo el del duque de la Torre que se extiende por todo el Sexenio Revolucionario que finalizará con una fallida república en la que el empeño en el federalismo disgregador hizo fracasar todo el proyecto. El golpe de Estado, primero en su género por contar con la mayoría de los altos mandos del Ejército, no fue contra la forma republicana de Estado, sino contra el desorden que suponía la federal. Al no acceder don Emilio Castelar a recoger el poder de unas Cortes dispersadas por los fusiles de una compañía de la Guardia Civil, Serrano asume la responsabilidad de intentar un modelo unitario finalizado bruscamente por el general Martínez Campos en Sagunto.
Aquí comienza la última de las etapas definidas por la profesora Ortuzar y se corresponde con la Restauración. Don Alfonso XII, con el inestimable apoyo de don Antonio Cánovas, consigue ilusionar a un país decaído. Pero la etapa reformista, sobre todo para el Ejército no durará mucho pues en 1885, a los diez años de ceñirse la corona morirá don Alfonso, el 25 de noviembre, justo el mismo día que fallece Francisco Serrano.
Esta biografía del general Serrano se complementa perfectamente con otra semblanza publicada en 2019, también por la profesora Ortuzar sobre la duquesa de la Torre en la que narra la fuerte influencia que Antonia Domínguez Borrell ejercía sobre su marido y es un excelente ensayo de como vivía la aristocracia y nobleza de la época.
La historia es un excelente referente para el análisis de la situación política de cada momento. Esta biografía del general Serrano contiene una serie de connotaciones que podrían ser de plena actualidad como el párrafo de la carta que Serrano envía al general Laureano Sanz, a la sazón capitán general de Cataluña: «en Barcelona está la paz, la quietud y la libertad de España».
Comentarios
tracking