07 de diciembre de 2022

Roger Waters durante un concierto en 2018

Roger Waters durante un concierto en 2018GTRES

La deriva ideológica de Roger Waters, el ex de Pink Floyd que brinda por Maduro y culpa a Ucrania y a Occidente de la guerra

No es la primera vez que el compositor y bajista británico es noticia por sus polémicas opiniones políticas

El cofundador de Pink Floyd, Roger Waters, ha cancelado los conciertos previstos en Polonia en medio de la indignación por sus declaraciones sobre la guerra de Rusia contra Ucrania: «El gerente de Roger Waters decidió retirarse, sin dar ninguna razón», dijo Łukasz Pytko, del Tauron Arena Kraków, el lugar donde iba realizarse la actuación.
El sitio web de la gira de conciertos de Waters, This Is Not a Drill, tampoco incluye ya los conciertos en Cracovia programados para el 21 y 22 de abril. Precisamente el ayuntamiento de esta ciudad votará la semana próxima sobre nombrar a Waters como «persona non grata», como muestra de «indignación» por la postura del músico respecto a la guerra en Ucrania.

Culpa a Ucrania, Washington y la OTAN

Waters escribió una carta abierta a la primera dama ucraniana, Olena Zelenska, a principios de este mes en la que culpaba a los «nacionalistas extremistas» de Ucrania por haber «puesto a su país en el camino de esta desastrosa guerra».
El «compositor conceptual» de Pink Floyd también criticó a Occidente por suministrar armas a Ucrania, y culpó a Washington, en particular, mientras que a la OTAN la ha acusado de provocar a Rusia. No es la primera vez que Waters expresa su punto de vista sobre política internacional.
En 2018 destapó su particular «caja de los truenos» pronunciándose durante un concierto en Brasil en contra del entonces candidato Bolsonaro.
En 2019 criticó un concierto organizado para recaudar fondos para ayuda humanitaria en Venezuela, aduciendo que era un esfuerzo respaldado por Estados Unidos para empañar al gobierno socialista de Maduro, el líder bolivariano por el que brindó en un vídeo publicado en Twitter: "Por la resistencia del pueblo venezolano ante los poderes imperialistas que quieren destruir su revolución”, dijo entonces.
Junto a su discurso político, Roger Waters compartió otro vídeo con guitarra en mano (y otro brindis) en el que dedicaba una canción a los «revolucionarios bolivarianos». Tocó y cantó We shall overcome, un clásico estadounidense sobre el movimiento por los Derechos Civiles.

Trump «pendejo» y Obama «fraude»

Waters también ha hablado con dureza sobre la política de Oriente Medio y en junio de 2009 se mostró en contra de la barrera israelí de Cisjordania, diciendo que es una «obscenidad» que «debería de echarse abajo». Ya en 2009 había dado su apoyo a la libertad de Gaza, afirmando que no creía que hubiese regímenes más duros que el de Tel Aviv. No se quedó ahí, sino que comparó a los israelíes con alienígenas, «a pesar de que es un insulto para los alienígenas», dijo.
Otro de sus objetivos fue en el pasado el expresidente mexicano conservador Enrique Peña Nieto, al que acusó de decenas de miles de desapariciones civiles. En otro de su conciertos en el país azteca profirió consignas como «Trump es un pendejo» u «Obama es un fraude».
Comentarios
tracking