Fundado en 1910

12 de junio de 2024

El DJ budista Youn Sung-ho durante una actuación

El DJ budista Youn Sung-ho durante una actuaciónAFP

El éxito del monje DJ surcoreano que difunde el budismo entre los jóvenes con la aceptación de los mayores

Solo un sector de la comunidad budista internacional, el malasio, se ha sentido ofendido por sus actuaciones

Youn Sung-ho es un DJ surcoreano, cuyas actuaciones se basan en difundir el mensaje del budismo, que está obteniendo una gran popularidad entre los jóvenes de su país. En la tradición budista zen de Corea del Sur, que sostiene que la verdad de la religión trasciende lo físico, Youn ha sido muy bien recibido por el clero, que ve en él un medio para atraer a los jóvenes.

Incluso los monjes le han bautizado artísticamente, NewJeansNim, como muestra de su aceptación, un nombre que es una mezcla de «Seunim», título que se da a los monjes budistas, y «NewJeans», un término referido habitualmente a las estrellas del K-Pop.

Un Hakuna electrónico budista

La modernidad de la música se mezcla, nunca mejor dicho, con los principios budistas clásicos en una conjunción de éxito impensada, que a pesar del aplauso generalizado, cuenta con detractores en Malasia, donde existe una comunidad budista minoritaria, pero importante dentro de un país de mayoría musulmana. Una segunda actuación en el país fue cancelada porque algunos la consideraron ofensiva y además presentaron denuncias: «La forma en que elige actuar y su vestimenta no son apropiadas para las creencias y prácticas budistas», afirmó.

Sin embargo en Corea del Sur el presidente de la mayor corriente budista del país, la Orden Jogye, anima a NewJeansNim a continuar: «Los jóvenes creen que el budismo es difícil y antiguo», afirma el venerable Jinwoo Seunim. «Para romper con esto es mejor no estar demasiado atado a la tradición», añade.

Youn

Youn Sung-ho durante un conciertoAFP

Como en muchas economías avanzadas, el interés en la religión disminuyó en Corea del Sur, según muestran las estadísticas oficiales, y «el budismo es la religión que más está sufriendo», detalla Ja-hong Seunim, un monje de 33 años, quien dijo que no podían «impedir a nadie que difunda el budismo entre los jóvenes».

El enfoque no tradicional también pudo verse en la Exposición Internacional de Budismo celebrada este año en Seúl, en la que los asistentes pudieron rezar con un Buda de IA, comprar ropa impresa con las escrituras y comer caramelos con forma de Buda.

NewJeansNim actuó en el cierre. La asistencia se triplicó con respecto al año pasado, y 80% de los asistentes tenía entre 20 y 30 años, según los organizadores. El propio NewJeansNim resta importancia a su contribución para que el budismo vuelva a estar de moda en Corea del Sur. «En realidad, no hice nada. Los monjes son muy abiertos y sólo fluyo con ellos», dijo.

Comentarios
tracking