07 de diciembre de 2022

Rudy Fernández, pieza clave en el ataque y defensa de los blancos

Rudy Fernández, pieza clave en el ataque y defensa de los blancosEFE

La magia europea del Madrid se extiende al baloncesto: adiós crisis, bienvenida Final Four

Los de Laso eliminaron por la vía rápida a Maccabi y dan por aparcada su crisis. Suman siete Final Four en los últimos diez años

Hace un mes el Real Madrid no hubiera ganado la eliminatoria. Ni siquiera a lo mejor un partido de la serie. Hoy, a nadie le extrañaría que levantara su undécima Euroliga. A Maccabi no le importó perder ante Fenerbahce y poder así enfrentarse a los blancos en los playoff de la Euroliga creyendo que los merengues era aquel equipo indefenso y dubitativo de los últimos tiempos. Sin embargo, desde el primer partido en Madrid se vio un equipo, un grupo cuyas virtudes habían quedado diluidas y el Wizink Center había dejado de ser un lugar inexpugnable.
El equipo débil se convirtió en solvente, los jugadores a los que les temblaba la mano, empezaron a pedir los balones decisivos. Nigel Williams-Goss se erigió como el base por el que apostó el diez veces campeón de Europa y por el que se pegó por su contratación con los grandes clubes europeos, Llull acertó por fin con sus triples salvadores, Poirier mutó en el mejor complemento de un Tavares excelso y, de nuevo, la defensa del equipo blanco volvió por sus fueros.
Sergio Llull volvió a liderar a su equipo

Sergio Llull volvió a liderar a su equipoReal Madrid

La resurrección del Madrid de Laso se certificó en un escenario idílico para ello: La mano de Elías. Una vuelta a la vida tan inexplicable como fue su crisis donde hasta hubo problemas extradeportivos, algo que no había ocurrido en la última década en el vestuario blanco con Pablo Laso al frente de la nave blanca

El famoso gen en Europa

Pablo Laso recogió a un grupo que desde 1996 hasta a 2011 no había pisado nunca una Final Four. Con él al frente del equipo suma siete finales a cuatro de las últimas diez disputadas, con dos Euroligas conseguidas y dos finales perdidas.
El gen del Real Madrid con la Copa de Europa no ataña solo a la sección de fútbol, la de baloncesto mantiene en su ADN el mismo gen que su homólogo futbolístico. No hay ningún club en Europa que tenga a dos de sus equipos a dos partidos de levantar sendas Copas de Europa. Cuestión de excelencia
Comentarios
tracking